LA BODA DE ROSA (ICIAR BOLLAÍN, ESPAÑA, 2020)

Iciar Bollaín estrena en la sección oficial de Málaga una película protagonizada por Candela Peña, que cuenta en su plantel con Nathalie Poza y con Sergi López como hermanos de la sufrida protagonista. Filmax la estrena en cines.
En tiempos de virus, el cine español está aún sin despertar del letargo, a Dios gracias de Santiago Segura y su secuela de la taquillera Padre no hay más que uno. El cine español importante del año solía llegar en octubre a carteleras y no son muchos los grandes nombres que, en principio, nos aguardan este año. Si bien Iciar Bollaín es un valor seguro, la inclusión de la película en la sección oficial de Málaga en lugar de en la de San Sebastián, pareciera darnos a entender que la valía de la película era menor, pero quizás los que tengamos que cambiar los conceptos seamos nosotros porque la valía de varias de las películas presentadas en la sección oficial de Málaga en los últimos años (algunas ganadoras de la Biznaga de plata a la mejor película, como Verano 1993), bien puede ser superior a algunas de las cintas españolas presentadas con bombo y platillo en la sección oficial del Zinemaldia, como por ejemplo, agárrense que vienen curvas, la sobrevalorada Truman de Cesc Gay, otrora uno de los mejores directores cinematográficos de España, que por cierto, este año estrena Sentimental, su nueva creación, adaptación de su propia obra de teatro en Donosti pero como proyección especial, fuera de la sección oficial a concurso, cosas de la vida, que algún día alcanzaremos a comprender.Iciar Bollaín decía es un valor seguro, o eso parece, para los cinéfilos al menos, no sé si lo será tanto para los que pueden hacer que esta debacle económica en las salas de distribución retorne a tiempos de más gloria. En su lista filmes de la talla de Hola, estás sola?, pero también quizás su mayor éxito: Te doy mis ojos, y también algunas de sus últimas creaciones: Katmandú, También la lluvia, El olivo o Yuli. Nunca ha destacado por ser una cineasta en la que prime la técnica, las florituras audiovisuales, los movimientos de cámara espectaculares y los planos casi imposibles; tampoco por un tempo vivaz ni un ritmo apasionado; Iciar destaca por unos guiones sensibles que escribe con ayuda de la guionista Alicia Luna o con un alma mucho más social y reivindicativa que deja en manos de su marido Paul Laverty (guionista de Ken Loach). Pero también por una dirección de actores que suele sacar lo mejor de los intérpretes protagonistas.La comedia no es el género predilecto de Iciar y, sin embargo, se ha movido como pez en el agua en esta película, gracias al buen hacer de un plantel espectacular, con Candela Peña dejándose los votos, los años, las angustias y los miedos en pantalla grande. Los resultados en taquilla de la comedia española suelen multiplicarse por diez la calidad de los mismos, pero esta no es una comedia tonta más, sino una película realizada con elegancia, madura, sensible, tierna, a la manera de Iciar.

Pero lo cierto es que la película no es más que eso, una sensible manera de presentar una historia de autodescubrimiento de una mujer madura y que no tiene ínfulas de nada, ni de perpetuarse en nuestro imaginario ni de convertirse en peli de culto. Es autoconsciente de lo que es, una película amable, bien contada, que se te puede olvidar al instante después de haberla visto.

Rosa (Candela Peña) está llegando a los 50 sin haber asumido un papel protagonista en su propia vida. Siempre es imprescindible para los demás: para sus jefas, para sus hermanos, para sus sobrinos, para su pareja, para su padre, para su hija, para sus nietos… y ella es la que siempre se descuida. No tiene el control sobre su felicidad. Trabaja de diseñadora de vestuario en una compañía teatral, tiene una hija emigrada en Londres que tiene dos niños que nunca ve a su marido y completamente infeliz y su padre aún se recupera de la muerte de su madre hace años y la precisa absolutamente para todo, por no decir que sus hermanos se aprovechan de su tiempo y sus favores por su alto nivel adquisitivo en una vida de pequeños burgueses. Necesita pegar un volantazo y dar a su vida el giro de 180º que necesita y para ello decide volver al pueblo de su infancia y reabrir el taller costurero de su madre.

Allí se decide a convocar a todos para su boda con un sinfín de malentendidos. Unos y otros van a acompañarla, porque la autora quería que los dramas se centrasen en su percepción personal y no en lo que pudieran provocarle los demás…

Una película a veces llena de lugares comunes, de nuestra idiosincrasia, un tono Berlanga en el pueblerino reencuentro de varias individualidades y con un guion donde lo que más se nota es que el personaje de Rosa está perfectamente construido, desarrollado y matizado; pero no así el de los persoanajes que la acompañan y que generan las subtramas. Las interpretaciones son todas de lujo, pero el desarrollo de los personajes de las hermanas, del padre, de las compañeras de trabajo… queda tan desdibujado, que la eficacia de la historia, la empatía que sentimos hacia ella, se ve también mermada.

El tono humorístico del guion y la emoción con la que Iciar sabe sacar lo mejor de Candela son lo mejor de esta amable película. Las subtramas de la película parecen seguir el manual de un guion y eso se nota. Están subrayadas y recalcadas, los diálogos a veces son risibles, como si ya hubieran realizado un trabajo consciente, sobresaliente y mayúsculo con el personaje de Rosa, como para detenerse en el resto de personajes que la acompañan en la película.

No pasa por ser lo más conseguido de Iciar pero si que tiene esa comedia tierna, amable, culturalmente española, aunque mayoritariamente desabrida. Esperemos tiempos mejores en la creadora pero les animamos a ver con quién se casa Rosa y esa mayúscula, como siempre objetivamente, interpretación de Candela Peña.

Premios: Festival de Málaga: Sección oficial

Sinopsis: A punto de cumplir 45, Rosa se da cuenta de que ha vivido siempre para los demás y decide marcharse, dejarlo todo y apretar el botón nuclear. Quiere tomar las riendas de su vida y cumplir el sueño de tener un negocio propio. Pero pronto descubrirá que su padre, sus hermanos y su hija tienen otros planes, y que cambiar de vida no es tan sencillo si no está en el guion familiar.

Nota: 6.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.