El cine en tiempos del Coronavirus

¿Hasta las narices del Coronavirus? ¿Cansado de que todas las noticias giren en torno a esta pesadilla que estamos viviendo? Vamos a hablar de otra cosa, lo que nos ocupa siempre en esta web: El cine… eso sí, en tiempos de Coronavirus. ¿Qué vamos a hacerle?

Los tiempos son paradigmáticos y lo vivido actualmente está posibilitando un cambio en los hábitos de consumo también culturales. Las salas de cine están cerradas y los festivales están cancelando o posponiendo sus ediciones para más adelante, con el dolor que ello conlleva y con las pérdidas económicas que provocan.

Así Málaga puso el cartel de Cancelado a tres días de su 23ª edición; Cannes anunció hace unos días que se pospone (a saber) a finales de junio o principios de julio. Documenta Madrid se pospone a otoño al igual que la Feria del libro, aunque mucho no tenga que ver con el cine (pero es igualmente doloroso). Y cancelan su edición de 2020 festivales como Filmadrid o incluso Nocturna, que aunque tenía sus fechas en octubre, no les daba tiempo a poder programarlo y prepararlo en condiciones con todo parado seis meses antes.

Algunos se están adaptando a la situación, pero es complicada: El Festival D’A de Cinema de Autor de Cataluña ha realizado un acuerdo de colaboración con Filmin, para estrenar en su plataforma en las mismas fechas que iba a tener su edición física, varias de las películas programadas. Las películas se podrán ver a través de internet, lo soñado por muchos cinéfilos que ansíamos poder ver al mismo tiempo que en la Croissette por ejemplo las películas que se proyectan de la sección oficial del Festival de cine de Cannes, así y todo, esta crisis sanitaria está posibilitando este paradigma.

 

Íbamos a asistir en abril al menos al estreno de dos obras maestras en nuestros cines: La italiana Martin Eden y la estadounidense que llegaría con cinco años de diferencia, Under the skin, que se ha convertido en una película de culto. Además nos visitaba también lo último del enfant terrible del cine canadiense, Xavier Dolan, pero Avalon ha decidido preestrenarla también en casita en Filmin el viernes 27 de marzo: Mathias y Maxime en todos los hogares que puedan permitírselo. Pero igual que no todo el mundo puede permitirse ir a una sala de cine. Las cosas están como están y es reciclarse o no se puede dar salida a ese cine, al menos por el momento, lo triste es no saber cuánto durará ese momento.

Con proyectos en preproducción completamente paralizados, con rodajes que no se pueden llevar a cabo y con las salas cerradas, el Cine va a sufrir este año y la industria cinematográfica se va a precarizar aún más. Queda en el consumidor y en sus dirigentes la oportunidad para que esta crisis nos dote de otras formas de consumo, nos nutra de entretenimiento doméstico y accedamos a los festivales, preestrenos, pases, estrenos a través de otras formas tecnológicas o de redes sociales. Con Internet todo es posible hoy en día.

Los pases de la Academia de cine de Madrid, por ejemplo se han convertido en entrevistas con directores en activo sobre sus proyectos actuales en directo en streaming en Instagram. La Filmoteca ofrece contenidos gratuitos restaurados para todo aquél que disponga de conexión a internet. Algunos cineastas concretos como Jorge Naranjo, Pablo Maqueda o Daniel Castro han subido sus películas a Vimeo para que de forma gratuita se pueda acceder a ellas desde cualquier ordenador:  Castings,Manic Pixie Dream Girl (An Internet Love Story) e Ilusión). 

Movistar+ ofrece un mes gratis del canal Movistar + Lite. Filmin, por su parte ha creado como bien nos tiene acostumbrados, un Canal llamado Cuarentena, donde sugiere una serie de películas relacionadas con la pandemia que estamos sufriendo. Enrique Belloch por ejemplo comparte en Youtube su película Pestañas postizas, que fue la primera vez que vimos en pantalla a Antonio Banderas. Y desde la web de Rtve se puede acceder a su archivo online o al Nodo o incluso podemos ver el catálogo gratuito de por ejemplo el British Film Institute o la Cineteca de Milán.

La industria norteamericana se adelanta a Europa en el estreno en plataformas de estrenos aplazados por la pandemia. Frozen 2 iba a llegar a las plataformas sin los meses de espera que suelen existir entre su estreno en salas y su llegada al ámbito doméstico. Disney +, la nueva plataforma, que se estrenaba este abril ha decidido estrenar también online universalmente Onward que ha sufrido de lleno este cierre de salas, ya que la cinta llegaba a las carteleras el 6 de marzo, con el cierre de las mismas, sus cifras han sido bochornosas. No ha dado tiempo a verla, ni a disfrutarla, y por eso, las distribuidoras deben reciclarse. Onward estará disponible para su descarga por internet, bajo pago de 19,9 dólares. Y desde el 3 de abril formará parte del catálogo de la plataforma de streaming.  Y Trolls 2: Gira mundialse lanzará directamente el 10 de abril, el mismo día en que iba a llegar las salas. 

Otras distribuidoras como Warner Warner Bros se están planteando la posibilidad de saltarse el estreno comercial en salas y pasar  Wonder Woman 1984 directamente al ámbito online.

Vendrán muchos más que se atrevan y otros que no lo hagan, tuvimos un marzo extraño y paralizado pero abril no va a existir a nivel de estrenos comerciales en salas. Y eso, lo sabemos casi todos. Lo incierto es que los que no se adapten, los que nos cambien sus formas, puede que después con la vuelta a la normalidad, no puedan sobrevivir. El virus puede que se esté comiendo el consumo cultural, al menos tal y como lo conocemos. Hay que adaptarse o morir.

No sabemos cuáles serán las cifras y este modelo se quedará, como bien sabemos todos, si es económicamente viable. Tendremos que esperar a ver qué pasa cuando termine la pesadillesca pandemia, si los cines vuelven a recuperar fuelle o el ámbito online lo empieza a absorber todo. Lo ideal es que los dos mundos pervivan sin problema, pero ese es un mundo utópico y sabemos que lo que manda es el capital. Eso sí, donde esté una sala oscura y a ser posible con todo el mundo callado (que cada vez es más difícil encontrarlo) es uno de los mayores placeres que tiene esta vida. Si tenemos que estar encerrados, como ahora, lo mejor es que se utilicen las redes, eso sí y ya era hora.

El otrora sheriff de la producción cinematográfica Harvey Weinstein, que hace unos años salió a la palestra y posibilitó la creación del moviminiento feminista Me too, por haber utilizado su poder para aprovecharse y provocar abusos sexuales a mujeres en su mayor parte actrices, ha dado, ayer tarde, positivo en Coronavirus, desde la cárcel, a la que ha sido condenado a más de veinte años, por delitos continuados ya probados. Y el actor Tom Hanks y su mujer ya se han recuperado de ambos positivos por Coronavirus. Son quizás los casos más famosos, las caras visibles cinematográficas de la pandemia que asola el mundo.

Por último, los amigos cinéfilos solemos realizar ciclos para ver películas en amor y compañía, pero ahora que no se puede salir a la calle, quedar, abrazarnos, ahora que todo son codazos virtuales, hacemos listados de películas y los vemos cada uno en nuestras casitas, es una bonita manera de amenizar fílmicamente los días, ahora que se hacen tan tristes y grises. El cine siempre nos da muchas oportunidades. Esperemos que el coronavirus se vaya y nos las siga dando a todos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.