Black Coal (Diao Yinan, China, 2014): El Oso de Oro que no fue para Boyhood

blackcoalPese a quien le pese y pase lo que pase; y parafraseando al gran Luis Martínez; el pasado festival de Berlín, debió ganarlo esa película que se ha convertido en la más valorada de este año: Boyhood de Richard Linklater. Y sin embargo, no tuvo rival esta cinta china, era la tercera del director Diao Yinan, después  de Uniform y Night train. Con Black Coal, su cineasta ha alcanzado el olimpo de los directores, ganando el Festival de cine de Berlín.

Es una cinta extravagante donde las heridas físicas y las mentales deben solventarse de la mejor manera posible. Un policía se queda sin trabajo y el misterio está sin resolver: En 1999, el policía Zhang Zili abandona el cuerpo tras la traumática muerte de dos de sus compañeros durante la investigación de un asesinato finalmente no resuelto. Cinco años después, el asesino vuelve a la carga, y Zhang, convertido ahora en un guardia de seguridad con problemas de alcoholismo, se plantea intentar capturarlo por su cuenta.

Vuelven las heridas, vuelven los problemas; vuelve la desesperación y la locura de la muerte. El conflicto surge siempre que haya drama. Todo contado como un viaje, un viaje que produce alucinaciones y sueños maquiavélicos y descorazonadores.

Rodada con pulso firme y con una amalgama de emociones, intenta sorprender en casi todo su metraje aunque no suele conseguirlo. Su garra y su fuerza se encuentran más en una interesante fotografía y en una cuidada dirección. La cinta también ha obtenido el premio a la mejor actor para Liao Fan en el pasado festival de Berlín. Su talón de Aquiles, quizás pudiera ser un guión que no intriga a cada instante, a pesar de contar con un giro final sublime, inesperado,delicioso y explosivo. Los toques de humor también pesan en la balanza de cosas positivas de la cinta, pero como os digo su mayor acierto es esa atmósfera creada, ese frío malestar que se dibuja en cada escena; en comparación con grandes cintas asiáticas de género como: Memories of murder, The chaser o I saw the devil. 

20143347_4_IMG_FIX_700x700

La vida se sucede, la muerte llega y por tanto los personajes casi como las margaritas, se van deshojando poco a poco, les vamos conociendo hasta el giro final. Nos llevan por caminos intransitados e intransitables con la ilusión de hacernos partícipes de sus miedos, locuras, tristezas, desasosiegos.

Si analizáramos el guión en su conjunto nos daríamos cuenta de que en realidad no hay ningún cabo suelto, todo está medido y estudiado; todas las pistas nos llevarían a descubrir ese brillante y aterrador final; pero no lo hacemos, no lo pensamos, porque es un juego en sí mismo la cinta, es la necesidad de manipular al espectador para que vaya recibiendo poco a poco la información y se sorprenda finalmente como si no le hubieran dado ninguna pista. Un claro homenaje a Hitchcock.

El espectador es la clave, no la historia, no los recovecos; ni siquiera sus personajes. El tiempo cadente, la quietud y la calma dan paso a la sin razón de la violencia más estrepitosa y a la duda razonable en su resolución.

 

La receta de esta película sería: I saw the devil + Zodiac + Memories of murder + David Fincher + Hitchcock + La soledad vista por el cine asiático. 

¿Dónde puedes ver esta película en Madrid?

La cinta se ha estrenado este mismo viernes 3 de octubre en nuestro país, gracias a la Distribuidora Surtsey Films. Tenemos que apoyar el cine pequeño, porque si dejamos de verlo en pantalla grande; al final las salas comerciales sólo estrenarán películas estadounidenses o españolas (pero en este caso sólo las producidas por Telecinco o Antena 3).

La cinta que ha ganado el Oso de Oro de Berlín sólo puede verse en tres cines en toda la comunidad de Madrid, sólo dos de ellos en versión original subtitulada: Renoir Plaza España y Zoco de Majadahonda. El tercer cine que la proyecta doblada es Palafox.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.