Sofía (Meryem Benm’Barek, Marruecos, 2018)

Sofía es una cinta marroquí dirigida por una mujer sobre las consecuencias de la aplicación del artículo 490 de la Constitución Marroquí por los que una mujer no puede mantener relaciones sexuales fuera del matrimonio. La estrena Segarra Films en cines españoles después de haber conseguido el premio al mejor guión en Un certain Regard del pasado Festival de cine de Cannes. 

Nos llega poco cine de Marruecos y lo cierto es que lo desconocido, lo pocas veces visto, al menos desde esta web lo disfrutamos el doble.

Parte la cineasta marroquí de una premisa tan ridícula como real, la condena social y penal a la que puede ser cometida una mujer en el país si se sabe que ha mantenido relaciones sexuales fuera del matrimonio. Aún hoy, en pleno Siglo XXI esto es así y nos retrotrae casi a la Edad de Piedra.

Aquí se nos cuenta la historia de Sofia, que además de haber mantenido relaciones fuera del matrimonio, sin pareja conocida, se queda embarazada, pero además desconoce este hecho, porque Sofía presenta lo que se conoce como “Negación del embarazo”. No tiene síntomas de tenerlo, no hay signos físicos tampoco que lo corroboren, simplemente un día rompe aguas y ella misma es consciente de que todo el peso de la ley y de la sociedad se le puede venir encima.

La película planteada al principio casi como un thriller de huida dirigido por Fahardi, el director más admirado de la cineasta, con el pulso narrativo de los Hermanos Dardenne, se acaba tornando una cinta etnográfica con ligeras trampas de guión que parecieran seguir el discurso cinematográfico del propio Fahardi, para desembocar en un giro final rocambolesco, que sin perder las tesis de la propia historia si que la aleja de su objetivo final.

Curiosa es la manera que tiene Meryem de contarnos la historia de Sofía, sin maniqueismos ni floritura, haciendo bastante difícil la identificación con su protagonista, porque no es un personaje amable. Sufrimos con ella por su destino, pero no porque nos caiga bien.

La familia es presentada como órgano opresor, como un brazo más de la sociedad corrompida y perpetuada a un pasado oscuro y nefasto.

Es una película de mujeres sobre mujeres pero no para mujeres. es para que todos nosotros (hombres y mujeres) entendamos que tenemos que extirpar todos esos males endémicos en muchos países, apoltronados en el conservadurismo y que ahora amenazan a buena parte de occidente: La lucha de clases, los derechos de las mujeres, la opresión social, la ley irracional…

El giro final hace que la película pase de hablar sobre los derechos de la mujer y la opresión familiar y social a centrar el conflicto en la lucha de clases sociales y económicas. Lícito, sí, pero quizás inecesario, para redondear un film potente y certero en su denuncia principal.

Lo más destacable es el tono de la película, una dirección que no juzga a los personajes sino que los acompaña a través de vistosos planos medios.

 

Sinopsis: La joven Sofia, de 20 años, vive con sus padres en Casablanca. Esconde su embarazo y entonces debe dar a luz de manera ilegal y fuera del matrimonio. El hospital le da 24 horas para presentar los papeles del padre antes de alertar a las autoridades…

Premios: Festival de Cannes: Un Certain Regard – Mejor guion

Nota: 7.5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.