Pan de limón con semillas de amapola (Benito Zambrano, España, 2021)

Benito Zambrano presentó en el Festival de Valladolid su última película, adaptación de la novela homónima de la escritora Cristina Campo, que junto con el director escribe el guion.

Pero esta película no tiene la fuerza de La voz dormida o Intemperie, es claramente diferente. Estamos ante un trabajo donde un coro de cinco mujeres y una panadería, con edades y situaciones vitales diferentes, componen una sinfonía llena de solidaridad, de ternura. Un canto a la independencia, a la maternidad, a la toma de decisiones difíciles pero trascendentes; pero no busquemos denuncia social, aquí todo apunta a un registro más íntimo, a la emoción, busca y encuentra con facilidad la lágrima del espectador.

Dos hermanas, mujeres con trayectorias vitales muy diferentes se reencuentran después de catorces años distanciadas: Anna (Eva Martin) una adinerada mujer venida a menos y con una vida familiar deshecha. Marina (Elisa Galera) médico cooperante que trabaja en África y que arrastra un gran desarraigo familiar fruto de conflictos enquistados y nunca resueltos. La vida les dará una segunda oportunidad para reconducir sus vidas, para reencontrarse, cuidarse y quererse. Ambas actrices derrochan naturalidad y química entre ellas, desde la butaca deseas que les vayan bien las cosas y probar un trozo de ese pan tan rico.

La novela de Cristina Campos, superventas publicado en enero del 2016, llega a las manos de Benito Zambrano y en sus palabras: “Me emocionó, es un libro que me conecta, me vincula, me hace sentir”.

Esta necesidad de no interferir demasiado en la historia, le impulso a ser lo más realista posible y a pesar de estar rodada en el 2020, en plena pandemia; consiguieron las localizaciones que aparecen en la novela. Rodaron en el Petit Hotel, en la Pastissería Ca’n Molinas, en Valldemosa, pueblo de Mallorca donde trascurre la novela. Incluso la escena de la playa está rodada en una cala de difícil acceso, donde las actrices tuvieron el tiempo justo para hacer su trabajo mientras se daban las condiciones idóneas de luz.

El director tiene interés por historias de mujeres y por los personajes femeninos, “soy muy lorquiano y en Andalucía somos también muy marianos”, apunta en una entrevista y añade que al estreno en Sevilla se ha invitado a un grupo representativo de ochenta mujeres.

Eso es exactamente lo que nos ofrece, una preciosa película de y para mujeres, con una cuidada fotografía, con las estudiadas escenas de cocina que tanto juego dan. Si eres de lágrima fácil como yo, no olvides los klinex.

Sinopsis: En Valldemossa, un pequeño pueblo del interior de Mallorca, Anna (Eva Martín) y Marina (Elia Galera), dos hermanas que fueron separadas en su adolescencia, se encuentran de nuevo para vender una panadería que han heredado de una misteriosa mujer a la que creen no conocer. Las hermanas son dos mujeres con vidas muy diferentes. Anna apenas ha salido de la isla y sigue casada con un hombre al que ya no ama. Marina viaja por el mundo trabajando como doctora para una ONG. Mientras intentan descubrir los secretos que encierra su enigmática herencia, Anna y Marina tendrán que hacer frente a viejos conflictos familiares e intentar recuperar los años perdidos.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.