ORGULLO LGTBI: Personajes LGTBI de pelis que hacen enamorar a heteros

Todos los años en este día tan señalado, uno de los días más bonitos para cualquier persona que crea en la igualdad de derechos y en el amor: el día del orgullo LGTBI; desde esta web creamos un especial.

El de 2019 fue con un listado de las mejores películas LGTB en la que participaron amigos críticos de diversos medios y colaboradores de Cineysefeliz.

En este convulso 2020, con una pandemia mundial aún no erradicada y en plena ebullición, el tiempo y las distancias nos han hecho pensar en lo que implica ser homosexual, lesbiana o transexual y en las implicaciones que tiene para los demás y, sobre todo, en cómo está representada esa sexualidad en la pequeña y en la gran pantalla, que es a lo que siempre aspiramos en esta página, a hablar de la vida y sus problemas, a través de las películas.

Con ello, como hombre homosexual, español, me he pasado toda la vida viendo en pantalla grande cómo se enamoraban los heteros, en casi el 90% de las películas y contemplaba esas historias intentando extrapolarlas a mi propia sexualidad. A veces, venía la película Gay del año, y aunque era muy consciente de que no llegaría la igualdad hasta que no se vendiese como eso, a que se vendiese como una película de algún género concreto, sin importar que sus dos protagonistas fueran una pareja de homosexuales, lesbianas o transexuales; lo cierto era que se disfrutaba de esa película sobre todo en la adolescencia de una manera desaforada, por pensar, que sólo ellos sentían lo que yo era capaz de sentir.

Así, me enamoré de hombres en la pantalla grande, que en realidad vivieron su amor hacia una mujer:

Josh Harnett en Pearl Harbor, Ryan Phillipe en Crueles intenciones, Anton Yeltchin en Like Crazy, Leonardo DiCaprio en CASI TODO lo que ha hecho y acabé incluso cuestionando mi sexualidad en otras tantas películas con una historia de amor heterosexual de trasfondo, completamente fascinado por los encantos de Audrey Hepburn en Desayuno con diamantes, Ingrid Bergman en Te querré siempre, Kate Winslet en Revolutionary Road.

Y por eso este año se me ocurrió la idea de hacer a conocidos, amigos, críticos y amantes del cine a que se pusieran al otro lado, a que escribieran unas líneas desde su heterosexualidad sobre algún personaje de su mismo sexo que les hubiera hecho replantearse aunque fuera ligeramente su sexualidad.

No fue fácil conseguir explicarme, y una vez lo conseguí no han sido muchos los que se han aventurado a escribir esas interesantes reflexiones. Algunos por falta de tiempo y la mayoría por falta de inspiración. Cuento esto porque no siempre es fácil buscar el deseo sexual o la complicidad con personajes que tienen una sexualidad distinta a la tuya, pero es a lo que las personas LGTBI, os digan lo que os digan, estamos abocados la mayoría de las veces. El experimento consistía en que las personas hetero escribiesen unas pequeñas líneas sobre las razones por las que algún personaje de su mismo sexo interpretando un papel homosexual le habían hecho replantearse cosas en su vida, en lo que a sexualidad se refiere. Cuento con tres valientes a loss que les agradezco su compromiso y su orgullo y que me hayan cedido para la web estas palabras:

LIDE MARTÍNEZ (Actriz y colaboradora de Cineysefeliz).

LA VIDA DE ADELE (Abdellatif Kechiche, Francia 2013).

Personaje: ADÈLE – Adèle Exarchopoulos.

Creo que lo que más me fascina de la peli es la forma de vivir de Adèle, la implicación que tiene con todo lo que hace, su compromiso con su entorno. Lo hace de forma natural pero es un personaje enorme capaz de sentir de una manera única las cosas que le ocurren. Eso es lo que hace a Adéle tan atractiva, sin darse cuenta conecta a los demás con la vida, y creo que eso es lo que podría hacer que yo me enamorase de una chica, porque si conectas con alguien a ese nivel, qué sexo tenga es un detalle sin importancia.

 

SARA MEDIAVILLA (Comunicadora y antropóloga y colaborado de Cineysefeliz).

LAS HORAS (Stephen Daldry, Estados Unidos, 2002)

Personaje: LAURA BROWN – Julianne Moore 

Las Horas es una película que sacude de principio a fin, haciendo uso de una carga emocional que no deja indiferente y que predispone a la sensualidad.

De todos los poderosos personajes que aparecen en el film, Laura Brown es sin duda la que para mí consigue catalizar toda la carga sensual de la película y que me hizo sentir algo nuevo- la necesidad de cuidar, proteger y amar a una persona vulnerable, frágil y de una tristeza extrema.

Julianne Moore arrastra a su personaje por la película. El embarazo y la depresión la hacen pesada, lenta, dulce y tremendamente atractiva.

Quería y sigo queriendo amar a Laura Brown, decirle que todo va a salir bien, devolverle el beso que nunca le fue correspondido, estar a su lado cuando decide elegir la vida y escapar con ella.

 

NÉSTOR JUEZ (Crítico y comunicador, Celuloides en remojo)

DOLOR Y GLORIA (Pedro Almodóvar, España, 2020) 

Personaje: SALVADOR MALLO: Antonio Banderas

Aún siendo varón heterosexual, reconozco que desde que tengo uso de razón me he sentido impresionado ante la presencia de un hombre atractivo.

El séptimo arte nos ofrece una infinidad de cuerpos y rostros masculinos innegablemente hermosos y sensuales, pero pocos son los que han activado mi deseo sexual. Si lo restringimos incluso a actores interpretando personajes homosexuales, la lista está prácticamente vacía. Tras un intenso ejercicio mental, he vislumbrado un ejemplo que podría servir.

Debates aparte sobre su trayectoria o su talento, es innegable que Antonio Banderas es un señor harto bello. Y un señor que, además, está envejeciendo extraordinariamente bien (es curioso sospechar, pues no hay motivo aparente, que me atraen más los varones maduros que los jovencitos). Y se da el caso de que viene de recoger infinidad de premios por interpretar a Salvador Mallo en la excelsa Dolor y gloria. Bien es cierto que para pulsionar mi deseo habría que afeitar considerablemente esa barba y probablemente cambiar por completo ese peinado y la indumentaria, pero nada de todo ello está fuera del reino de lo posible. Sensibilidad reservada, un perfil con el que conecto inmediatamente.

 

Podéis recordar el top de las mejores películas LGTBI en este post, donde La vida de Adele se coronó como la mejor película de la historia LGTB y Las horas alcanzó el puesto número 7.

 

Quizás es porque siempre me pregunté como un hombre heterosexual podía sentirse indiferente al ver en pantalla grande el beso de Ennis del Mar y Jack Twist en Brokeback mountain por ejemplo. Ese beso y tantos otros.

Si deseas colaborar con tu propio testimonio, escríbenos a cineysefeliz@gmail.com.

Gracias a los tres valientes amigos que me habéis dado vuestros testimonios, a todos por vuestro apoyo y por nuestro orgullo compartido, por que seamos cada día más sensibles y más humanos y respetando los derechos de todos en la vida y en la segunda vida: El cine. FELIZ ORGULLO 2020!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.