Ariaferma (The inner cage, Leonardo di Costanzo, Italia, 2021)

En la edición78 del Festival de Venecia y fuera de competición se estrena The Inner cage, en España Ariaferma. Un decimonónico y obsoleto presidio será la jaula para presos y vigilantes, que se verán obligados de forma provisional a permanecer allí mientras se resuelve la clausura del edificio. 

Di Costanzo que también participa en el guion junto a Bruno Oliviero y Valia Santella, reúne para sus papeles protagónicos a dos de los más aclamados actores del país Toni Servillo (en su papel del funcionario de prisiones Gaetano Gargiulo) y la Silvio Orlando (interpretando al preso Carmine Lagoioia). Para los tres napolitanos y de la misma generación, es su primera película juntos.

Este universo metálico de puertas que se abren y se cierran constantemente, recuerda algo a la película de Los otros donde Nicole Kidman por razones bien distintas, también abrirá y cerrará puertas; está rodado en un elaborado blanco y negro, lleno de matices (el rojo del tomate, el verde de la hierba de la huerta).  El edificio es un elemento más de la trama, con impresionantes vistas aéreas para recrear toda la decadencia del edificio junto a la de sus inquilinos. Es muy destacable la poderosa música de Pasquale Scialo, llena de fuerza, parece representar el alma de cada recluso.

En esta película tan teatral, también tan documental (en palabras del director: “en cierto punto mi investigación se convirtió en dramaturgia”), brillan con luz propia los dos protagonistas, en un duelo interpretativo de primer nivel, pero rodeados de un reparto muy coral con estupendas actuaciones. 

Di Costanzo, ha declarado que decidió dar a los protagonistas el papel que más les sacaba de su área de confort.

En esta enorme y cochambrosa cárcel italiana, quedan varados 12 presos y unos pocos vigilantes, este aislamiento y la provisionalidad condiciona los comportamientos y relaja las normas, las distancias se acortan. El hijo del lechero y el hijo del bar pese a haber transitado vidas tan distintas, se reconocen, conectan. El funcionario se siente con superioridad moral, tiene el control, pero con respeto, todos conocen su papel, su sitio, se cuidan, pero de alguna forma comparten el encierro y se allanan los delitos. Aunque la vida penitenciaria tiene sus jerarquías y su código.

 

Festivales y premios: Festival de Venecia: Sección oficial (fuera de concurso)

https://www.youtube.com/watch?v=yyXoy5-4Ypw8
Sinopsis: Una antigua prisión del siglo XIX, ubicada en una zona inaccesible e indeterminada del territorio italiano, está siendo abandonada. Por problemas burocráticos, los traslados están bloqueados, y quedan alrededor de una docena de presos, con pocos agentes, esperando nuevos destinos. En esa atmósfera extraña, poco a poco, las reglas parecen tener cada vez menos sentido, los protocolos se relajan y se vislumbran nuevas formas de relación entre los hombres que allí quedan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.