ANTEBELLUM (Gerard Bush, Christopher Renz, Estados Unidos, 2020

De los productores de Déjame salir y nosotros llega a nuestra cartelera esta película con el esclavismo como leitmotiv y que presenta una curiosa y sorprendente propuesta. DeAPlaneta la trae a nuestras salas. 

Llevo un tiempo diciendo que no hay mejor sensación ante una película que no saber lo que se va a ver, conocía de esta película que era una cinta de terror y me adentré en su pase de prensa. Y la sorpresa desde una primera escena demasiado estética y preciosista pero potente en su ejecución fue mayúscula. También me sorprendió sus tempos y sus formas, la manera tan novedosa de enfrentarse a un relato de terror que nos lleva a la actualidad más enrevesada política y socialmente hablando. Parece como si la sociedad actual necesitase, sin saberlo, esta película tras todos los asesinatos mediáticos (y los encubiertos) de personas de raza negra en los confines del continente americano. El black lives matter con un empoderamiento femenino que otorga a su protagonista de una fuerza inusitada. Y que podría colocarla, con permiso de un género reacio a los grandes galardones, a las puertas de una posible nominación al Oscar, mucho más enfocada en los temas de la película: el esclavismo, el feminismo, el empoderamiento, la lucha de clases, el sometimiento de la raza negra… que tanto gustan (y que serán el punto de partida para las nominaciones) en la conservadora Academia de Cine Usa.

Como queremos que los espectadores que vayan a ver la película, sientan la misma libertad que nosotros al analizarla y juzgarla, no vamos a desvelar la trama (una bonita manera de decir que no haremos spoiler) pero tenemos claro que mirarnos en el espejo de nuestra historia, pensar que sin duda, está condenada a repetirse, nos podría hacer plantearnos la vida, los pasos sociales dados y los derechos adquiridos de otra manera. La película sorprende por la facilidad para aunar dos tiempos casi perdidos: el presente y el pasado y hacerlo a través de las nuevas tecnologías de una forma sencilla y nada emborronada.

El mensaje de la cinta es tan pertinente que da miedo y nos aboca a un futuro catastrófico, casi cíclico donde se erosione todo lo conseguido y se vuelva al pasado de una forma visceral y dolorosa. Y mientras tanto, los poderes mediáticos y los políticos utilizan sus propias armas para conseguir su rédito. Sin importarles la erosión social, solo preocupados de su propia imagen y de sus propios objetivos.

Antebellum es la ópera prima de  Christopher Renz y Gerard Bush y con un equipo de producción de dos éxitos recientes del cine de terror:  Déjame salir y  Nosotros (ambas buenas películas, mejores que la que nos ocupa). Y comparte con ellas el estudio del racismo descontrolado y siempre presente de una sociedad enferma norteamericano. Las secuelas tardías del esclavismo enraizado en la sociedad y que reflejan el terror de toda una población desde la Guerra Civil a la actualidad.

Apunta Alain Garrido en su crítica de la película en Cinemadhoc a reminiscencias a Westworld, El bosque y un capítulo distópico de Black Mirror. Recogemos el testigo de estos recuerdos y a ellos unimos una estética a los inicios de Django desencadenado y una música preciosista que nos embelesa a partes iguales y a la vez nos parece demasiado efectista.

 

La ópera prima es sólida pero queda algo tocada por algunas decisiones en la dirección, más o menos efectistas: los ralentís de cámara, el uso de la música como efecto catalizador y una excesiva huida hacia el porno emocional para más allá de sorprender, conseguir provocar la lágrima fácil y la comprensión de que estamos condenados a revivir todos nuestros errores políticos y sociales de una manera cíclica una y otra vez.

Sinopsis: Verónica es una escritora de éxito que queda atrapada en una terrorífica realidad cuyo misterio debe resolver antes de que sea demasiado tarde.

Nota: 6.5

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.