Ad astra (James Gray, Estados Unidos, 2019)

James Gray regresa presentando una atípica película espacial, donde se luce Brad Pitt y donde el espacio es lo de menos, lo que cuenta es el viaje emocional y existencialista. Nos la trae Fox. 

Cada género cinematográfico tiene su propio lenguaje universal. El terror tiene sus máximas y sus tópicos y lo tienen también los viajes espaciales o la ciencia ficción. Por eso, cuando un cineasta se atreve a atacarlos, a estirarlos o moldearlos a su imagen, es cuando resulta más atractivo. Si pensamos en una película de ciencia ficción al uso, nos vendrá a la mente la protagonizada por Tom Hanks sobre el Apolo, pero también son películas de ciencia ficción Alien, Gravity, Interestellar o incluso 2001, una odisea en el espacio. Sobre gustos, no hay nada escrito, pero como espectador nos gusta que nos desafíen, que vayamos a ver una película de ciencia ficción y que se nos acabe hablando de la búsqueda del yo interior, que se nos realice una reflexión filosófica, como ya hiciera el maestro Kubrick.

Pero esto, en el cine de James Gray, no es algo inesperado. El cine de James Gray es la manera de solucionarse a uno mismo, arreglando previamente las heridas emocionales que nos hayan infringido familiares, amigos, parejas… Dónde se cuente esto: En el espacio, la selva, la guerra, es bastante secundario. Y es que no vamos a ver una película de James Gray por sus temáticas (si lo hiciéramos no hubiéramos entrado a ver Z. La ciudad perdida ni Ad Astra, no somos especialmente fans del género de ciencia ficción y mucho menos de las películas que hablan del colonialismo, quizás por el colonialismo en sí mismo.)

Hablar de la soledad en el espacio, cuando muchas veces no tienes más compañía que tus propios pensamientos, parece que es el lugar perfecto para hacerlo, inhóspito, frío, inmenso, James Gray lleva dos décadas realizando un importante análisis de las relaciones entre padres e hijos y ahora viaja hacia las estrellas para conseguirlo. Y de hecho, las utiliza porque padre es Tommy Lee Jones y el verdadero protagonista de esta película es el hijo interpretado por un perdido, emocionalmente inestable y contundente Brad Pitt.

Si en Gravity, lo que más criticábamos, es entre la excelencia técnica recurrir a la manipulación emocional, recurriendo a una insoportable (siempre) Sandra Bullock, en Ad Astra, esa manipulación es manifiestamente inexistente. De hecho, no sólo no manipula Gray, ni lo hace una fabulosa banda sonora de Max Richter sino que consigue sumergirnos en ese estado catártico y de constante cuestionamiento en el que se encuentra su protagonista. La lucha del uno contra todos, pero sólo para poder luchar contra sí misma, para arreglarse del todo y poder después vivir. Los diálogos apenas importan, porque en esa soledad, no se dialoga más que con uno mismo.

Ad astra apabulla, es más grande incluso de lo que ella misma cuenta, de lo que ella cree o imagina. Ad astra es la lucha por ser y vivir, solucionando los errores y las heridas del pasado y la búsqueda constante del objetivo vital, el enriquecimiento personal, doloroso y necesario.

James Gray viene de haber conseguido un premio al mejor director en el Festival de Venecia en el año 1994 por Cuestión de sangre. En este festival presentó también a competición este año Ad astra, sin conseguir galardón alguno, pero con una valoración crítica excelente y unánime y la anterior película del cineasta Z, la ciudad perdida. El resto de su filmografía la estrenó en el Festival de festivales a concurso. La sección oficial a concurso disfrutó de James Gray en La otra cara del crimen, La noche es nuestra, Two lovers y El sueño de Ellis. Todas ellas sin galardón. Ni los Globos de oro ni los Oscar se han acordado de él como director o guionista, quizás por ser un cineasta demasiado autoral, inquieto, vivo y diferente.

 

Festivales: Festival de Venecia 2019. Sección oficial a competición

Sinopsis: El astronauta Roy McBride (Brad Pitt) viaja a los límites exteriores del sistema solar para encontrar a su padre perdido y desentrañar un misterio que amenaza la supervivencia de nuestro planeta. Su viaje desvelará secretos que desafían la naturaleza de la existencia humana y nuestro lugar en el cosmos.

Nota: 8

Un comentario

  • Me parece bien que se le esté dando más oportunidades a películas que ocurren en el espacio. “First Man” y “High Life” el año pasado; esta película y “Lucy in the Sky” este año, que no pienso perdérmelas cuando estén en los cines.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.