The tribe se estrena por fin

Que se estrene una película en salas que hemos defendido hasta la muerte desde que la vimos ya en tres festivales (Perlas de San Sebastián, ciclo de la Efa del Festival de Sevilla y el Atántida Film Festival de Filmin), es un motivo de orgullo difícil de explicar. ElsurFilms estrena por fin en pantalla grande esta película en salas comerciales. La semana que viene podéis disfrutarla dentro de la Fiesta del cine. Se me ocurren pocas experiencias iguales. The tribe es una experiencia fílmica única y cuando sales de verla ya no eres el mismo. No me pagan por hablar de ella, pero si puedo deciros que de alguna manera, como otras tantas cintas, me ha cambiado la vida para siempre. Estuvo en el puesto 2 de las 20 mejores películas no estrenadas en 2014 para Cineysefeliz. Y fue nuestra mejor película estrenada en 2015 pero fue un error, porque se estrenó únicamente en un pase en los cines Zumzeig de Barcelona, para hablar de ese cine indie que precisamente no llegaba a las pantallas. 

Lo mejor de The tribe es que nunca antes(y cuando digo nunca es nunca), has visto una película en lengua de signos sin intertítulos y sin diálogo alguno. La fuerza de las imágenes y lo que cuentan es brutal. Es sin duda una de las mejores películas vistas en 2014 y ahora la podéis recuperar en Filmin, no dudéis en hacerlo, porque como las grandes historias en cualquier disciplina, acabaréis su visionado siendo personas diferentes.

 Plemya (The Tribe)de Miroslav Slaboshpitsky. Ucrania,  2014.  130 min.
Guión: Miroslav Slaboshpitsky
Fotografía: Valentyn Vasyanovych

Reparto: Grigoriy Fesenko, Yana Novikova, Rosa Babiy, Alexander Dsiadevich, Yaroslav Biletskiy, Ivan Tishko, Alexander Osadchiy, Alexander Sidelnikov, Alexander Panivan

Un adolescente sordomudo ingresa en un internado especial donde, para sobrevivir, tiene que formar parte de una organización salvaje, «la tribu», dedicada a todo tipo de actos delictivos. Su amor por una de las concubinas del líder lo llevará a desafiar las reglas no escritas en la jerarquía de la banda. Una película que no precisa de doblaje ni subtítulos, donde toda la comunicación es mediante el lenguaje de signos. Porque el amor y el odio no necesitan traducción.

The tribe fue una de las películas más laureadas del 2015, ganadora de la mejor película de la semana de la crítica de Cannes o el mejor descubrimiento del año en los Premios del Cine Europeo.

The tribe es cruda, violenta, cruel, hiperrealista, dolorosa, sincera, sea increible, inolvidable, diferente. En la forma The triber apunta a la transgresión, a la novedad y a la paciencia del espectador no habitual. , la ausencia de la palabra se convierte en el leit motiv de más de dos horas de duración. Ese silencio invocado y manifiesto pide «a gritos» una supremacía de la imagen y la tiene. La catarsis es inequívoca.El odio, el deseo, el rencor, la amistad no entiende de lenguajes. Las imágenes hablan por sí mismas, la voluntad de narrar se hace nuevamente manifiesta. Y entonces triunfa la expresión, la contemplación.

Esa originalidad y radicalidad, eso sí, puede jugar en su contra. La experiencia fílmica, sin duda, es fascinante y completamente diferente a todo lo anterior. Dialoga con el cine mudo en su -no sonido. Dialoga desde las dilatadas coreografías de peleas que parecieran sacadas de una cinta muda de principios de siglo XX. Lo ideal es no tener miedos, incluso no saber nada de la cinta, lo ideal es dejarse llevar y pensar que si la vida, la muerte, el amor, se viven mayoritariamente en silencio, ¿Por qué no el cine?

Como bien decían en una crítica de Filmin si tuviera que tener alguna influencia la más razonable sería la cinta Harmony Lessons, otra cinta a descubrir, háganlo, no se arrepentirán.

Nota: 10

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.