16ª Documenta Madrid: Competición internacional de largometraje

No ha sido mal año para Documenta Madrid pero si creo que debe replantear los límites de sus secciones. Desde que Andrea Guzmán y David Varela son directores del certamen (tres ediciones) han realizado una apuesta clara y transversal por el cine al margen, en los límites de lo narrativo, creando una sección también competitiva, que se unía a la competición de largometrajes internacionales (la que nos ocupa) y a la competición de largometrajes nacionales, llamada Fugas. El problema es que muchas veces no se saben (o no saben) dónde está el límite de esa sección  y nos acabamos encontrando documentales más ensayísticos, más personales, más casi piezas de museo que narrativas al uso en la sección internacional o nacional y no en fugas. Afortunadamente este año casi sólo ha ocurrido en las secciones competitivas de cortos. Vamos a analizar un poco cada uno de los largometrajes internacionales de esta 16 edición.

  • BY THE NAME OF TANIA

Viene de Bélgica, quizás el país por excelencia de esta edición y está codirigido por dos mujeres que nos hablan de una manera bastante poética de la prostitución en una cueva minera de Perú. De una forma poética se nos presenta el conflicto, casi generalizado, a través de los testimonios de varias jóvenes que han vivido esa situación. Los recuerdos de Tania no son expuestos por ella misma, porque no puede, todo lo vivido la ha sumido en un estado letárgico.

  • CABALLERANGO
  • CERRO QUEMADO

Mi buen amigo Nestor Juez afirmaba de esta película que debería llamarse Cerro Sopor. Una peli argentina de afortunadamente sólo 63 minutos, que se hacen soporíferos. Una cinta que no sabe encontrar su camino entre el olvido y el recuerdo, con un retrato poético de un mundo andino a punto de desaparecer. Una pena.

  • CHARLEROI, LE PAYS AUX 60 MONTAGNES

Quizás la mayor sorpresa de esta sección oficial ha sido este documental también belga de Guy-Marc Hinant, el más largo de los presentados y que recuerda, salvando las distancias, al cine director de Frederick Wiseman (del que aprovecho para recomendaros la retrospectiva que le va a dedicar el Cine Doré de la Filmoteca Española o el Seminario que va a impartir a finales de este mes en la Ecam). Se nos presenta una ciudad industrial francesa: Charleroi, de la mejor manera posible, a través de sus lugares y a través de sus personas. Charleroi es sus fábricas, sus centros educativos, sus carreteras, sus políticos, sus bancos, sus gentes. Es lo que fue y es lo que es. Y ahora, sin duda, deseamos conocerla. Apasionantes planos invertidos en túneles.

  • JOURNAL DE SEPTEMBRE

Otro documental belga el de Eric Pawles (quien hace unos años presentó el laureado La segunda Noche en este mismo certamen). Diario de septiembre es una suerte de ensayo personal, diario de vida en un mes concreto que podría ser cualquiera. Sin límites de espacio ni de tiempo, con estructura novelesca. El cineasta compone a verso libre un compendio audiovisual de recuerdos, imágenes olvidas, perdidas, recreadas, una suerte de imaginario para dar paso a la memoria y al cine.

  • MADAME

De Suiza (tierra de Melgar) nos llega quizás el documental más completo, conmovedor, personal y empático de toda la sección de largometrajes internacionales. Posible premio del público con permiso de Selfie, es una suerte también de diario a modo epistolar entre su director y su abuela fallecida, a la que le cuenta cómo es su vida y cómo han cambiado las cosas. Un poderoso documento social y también político para exponer las increibles similitudes entre el machismo de mediados de siglo XX con la homofobia de nuestros días. Sensible, humano, lleno de cine y de amor por la imagen, con una cuidada selección sonora que recuerda al CRAZY de Jean Marc Vallé (pero sin aquel desembolso económico, aunque también cuente con Aznavour), la cinta se incluye desde ya en nuestro cine LGTB más querido. Debería ser obligatoria para institutos, como bien pudimos comprobar una de estas mañanas en un pase con un centro de Madrid. Próximamente entrevista a su realizador.

  • MIDNIGHT TRAVELER

Cine de denuncia a la manera de Panahi pero con tres teléfonos móviles como único material para el rodaje. En el año 2015, el director afgano Hassan Fazili y su mujer Fatima Hussaini recibieron amenazas de muerte por parte de los talibanes. Junto a sus dos hijas, Nargis y Zahra, se vieron obligados a huir de su tierra natal hacia Europa para protegerse de un posible ataque. La vida es tan azarosa como ridícula. Buen experimento sin ningún rigor técnico para dar a conocer la vida real de muchos refugiados, para que de una vez por todas se entienda que un refugiado ni es analfabeto ni es pobre (o no tiene por qué), es simplemente una persona que huye de su país de origen porque ha recibido amenazas de muerte o porque allí sólo encuentra miseria, hambre y muerte. Todo lo que denuncia lo conocemos pero el experimento es demoledor en su retrato del ostracismo o la xenofobia más extrema de grupúsculos europeos, sobre todo, en el retrato de sufrimiento de esos inocentes que no sólo se tienen que refugiar de los conflictos en sus lugares de origen sino de nuestra deshumanización y repugnancia de espìritu en los países más desarrollados, me refiero a los niños.

  • SELFIE

Selfie es un retrato sensible, lleno de humor, humano, enternecedor, moderno y de alguna forma también único sobre la amistad entre dos chavales napolitanos, que asistieron al desgarrador asesinato de un amigo de tan sólo 16 años, su misma edad. La cinta transita entre los recuerdos de sus hazañas juntos, el retrato de su lugar de origen y las perspectivas (o mejor dicho su ausencia) de futuro en un lugar que les condena a la delincuencia y en muchos casos a la cárcel. Único y desgarrador en muchas ocasiones, su director consigue veracidad de una manera muy cercana, humana, sensible. Deja la cámara a estos jóvenes para que se graben viviendo, para que compongan sus selfies y con ello monta una historia que se quedará con nosotros mucho tiempo.

  • XALKO

Un pueblo kurdo de Anatolia y el regreso de su director para hablar de cómo han cambiado las cosas y como otras permanecen inamovibles. El machismo sigue siendo manifiesto. Casi no quedan hombres, casi todo son mujeres que esperan la vuelta de sus maridos que emigraron en busca de un futuro mejor, pero no han vuelto. Se habla de los conflictos generacionales, de nuevas tecnologías, de idiosincrasias, de la mujer y todo en unos paisajes de cuento que se contramponen a la mayoría de ideas conservadoras. Parece como un lugar donde nada cambia a pesar de que todo en su exterior está en perpetua ebullición.

  • THE BORDER FENCE

Utilizando el humor sarcástico y quitándose caretas, el cineasta austriaco Nikolaus Geyrhalter se nutre de interesantes entrevistas para realizar un retrato de xenofobia y de desconocimiento de la inmigración desde la construcción de un muro en Bremmen. Una frontera al borde de lo ridículo, una parodia de la humanidad actual, casi a la manera de un Muchachada Nui pero que más bien recuerda a las innovadoras e impactantes novelizaciones existencialistas de Roy Andersson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.