16ª Documenta Madrid: Competición Internacional de cortometraje

El mismo problema que con la sección oficial de largometraje Nacional e internacional: Muchos de los trabajos podrían estar perfectamente en la sección Fugas abiertas al cine más experimental, más radical, más diferente. Aún así hemos encontrado algunos trabajos estupendos:

  • CITY OF CHILDREN

Quizás el corto documental más cercano a la perfección de este año. Un estudio coral y observacional de un grupo de jóvenes lo más objetivo posible, con múltiples taras y culturas, con diferentes maneras, gustos y formas, para retratar en realidad y dar a conocer el lugar en que habitan. Una micro sociedad alrededor de los márgenes de la sociedad inglesa. Niños que se crían y viven en la calle y que han conseguido también el premio del público del certamen. Además del premio del Jurado Ex aequo al mejor cortometraje Internacional.

  • DANS L’OEIL DU CHIEN

Curioso mediometraje francés en el que la cineasta intenta a través de las imágenes familiares, rehacer su propia identidad rota por la enfermedad de su abuela. Desde los ojos del perro que la salvaguarda, se nos presenta una suerte de árbol genealógico desestructurado con base maleable. Los sentimientos y las emociones de lo ya pasado a través de las caricias, de las miradas… Con la fuerza del paso del tiempo, de la memoria y del recuerdo. Encerradas entre cuatro paredes, con el can como único observador de la debacle, lo que está por llegar: la muerte. El tiempo se convierte en una tortura emotiva. 

  • THE SLEEPER

De alguna forma, este cortometraje alemán dirigido a seis manos, recuerda a Walls, el corto español de Miguel López Beraza que consiguó el premio a mejor corto nacional de hace varias ediciones en Documenta. Las paredes y los muros son lo que ocurre dentro de ellos. El hogar es lo que sus personas habitan en él. Sus ocupantes, sus sueños, sus esperanzas, sus suelos truncados, Habitaciones vacías y voces en off que nos cuentan lo vivido. Mujeres fuertes que un día ya no lo fueron. Interesante experimento en el margen entre Fugas e internacional, pero esta vez no nos parece mala elección para esta sección. 

  • DJO

En la densa noche de una isla en Mozambique, Smogi vuelve paciente a encontrarse con su amigo Djo. Un liberad a Willy sin industria, una suerte de emotiva pieza audiovisual sobre la simbiosis y el afecto entre un hombre y un animal. A través de una suerte de juglar que relata a otros animales cómo fue el encuentro con su verdadera mascota. Un canto de amor a la vida y las relaciones entre especies. 

  • LA BALA DE SANDOVAL

Desde Ecuador nos llega este cortometraje, ganador ex aequo junto a City of children del premio al mejor cortometraje internacional otorgado por el jurado internacional.  Una bala ubicó a un hombre muy cerca de la muerte y pudo cambiarlo todo. Ahora Jean-Jacques Martinod cuenta a través de Isidro Varga y su hermano los hechos acontecidos, a través de un relato visual emocionante y personal. No sólo importan las historias que se cuentan sino como se hace. Un cortometraje sensitivo, azaroso, experimental y sensible.  Un acierto. 

  • EL BUEY ROBADO A PAPÁ LANTSKY

En este cortometraje suizo rodado a cuatro manos: la memoria, los misterios y los testimonios repetidos por todo un pueblo generan una parábola de insospechado humor, que nos regalan un cortometraje emotivo, divertido y que nos hace replantearnos como constuimos los relatos y como los perpetuamos generación tras generación. En 1945 cuatro jóvenes le roban el buey a Lantsky Papa y a la mañana siguiente dos hombres aparecen asesinados en un pequeño pueblo del Cáucaso. A caballo entre la leyenda, el folklore y la realidad que ha sido contada, callada y reinventada, los ancianos del pueblo nos recuerdan que la memoria, los misterios y los prejuicios del pasado aún no descansan. Mención especial del Jurado en el Festival. 

  • SOUVENIR

Una suerte de corto que sin duda debería estar en Fugas. Un retrato experimental y femenino de la angustiosa y dolorosa espera de las compañeras y esposas de los marineros cada vez que estos se van a la mar, muchos a trabajar y traer un jornal a casa y otros tantos a mantener dobles vidas y dejar souvenirs de consuelo. 

  • EL MIEDO A MORIR EN TRÁNSITO

Un cortometraje a priori muy interesante y que se ha convertido en la nada. Pretencioso e insulso. La visita al túnel de base de Gotthard (Suiza), la estructura más larga del planeta, controlada por una sofisticada tecnología, permite explorar las inquietudes, obsesiones y evasiones de una sociedad enfrentada a un futuro que, más allá de los alardes de progreso, se presenta como abrumador, inhumano e incierto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.