16 FESTIVAL DE SEVILLA: TOP 15 DE LAS MEJORES PELÍCULAS

En una selección de cine antológica, que hemos disfrutado incluso en sus peores películas. Estas son nuestras quince películas favoritas en orden decreciente:

15) TECNOBOSS

Otra película portuguesa que auna el espíritu musical con la crítica social. Un A fábrica de nada que se encumbrara en Sevilla hace dos años pero mucho más lúdico, esperpéntico, libre. Las situaciones son tan ridículas y enternecedoras que resultan divertidas y entrañables. Es lo nuevo de Joao Nicolau, después de sorprendernos y engatusarnos con John From.

14) OLEG

Oleg es un compedio de buenas intenciones para relatar de la manera más brusca las vicisitudes de la inmigración actual en una Europa desalmada. Humanos como ganado, de un mercado de la carne que sólo apuesta por conseguir el mejor postor.

13) UN FILM DRAMATIQUE

Un documental libre del francés Eric Baudelaire que brinda la oportunidad a niños y a jóvenes de poder grabar sus propias historias, para empoderarse y ser dueños de sus propios destinos. No tiene una estructura narrativa concreta, sino que se vale de los imaginarios de cada uno de esos niños, para que con libertad, hablen, cuenten, difundan, sientan a través de sus creaciones audiovisuales. Por eso es conmovedora y a la vez banal, Cine libre con la esperanza de abrir fronteras, de permitir la creación en su íntima esencia. El arte de contar historias desde las primeras edades.

12) DE REPENTE, EL PARAÍSO

Suleiman ganó un premio Fipresci en Cannes con esta historia sobre un palestino, que contempla, entre Mr Bean y él mismo, atónito, una Europa tan ridícula como rica. Situaciones, que casi podrían ser sketches llenos de gags y de un humor tan inteligente como ridículo, para reflejar nuestras diferencias. Para entender que significa la inmigración y como lo que para algunos es lo mejor que existe en el mundo, para otros no deja de ser algo banl y ridículo. Un film necesario y diferente, que se contempla con una sonrisa en la cara y finaliza con un amargo poso, porque nuestra sociedad está condenada al fracaso, a la eterna desidia.

11) A VOLUNTARY YEAR

Ulrich Kohler (quien hace dos años nos regaló la cinta alemana In my room) es una de los dos cabezas detrás de esta cinta. Una película bien dirigida con tempo y con unas grandes interpretaciones sobre la madurez emocional que nos demuestra que nada está establecido, que muchas veces nos movemos por impulsos y que vamos errando o consiguiendo objetivos a través de darnos una y otra vez de bruces contra el suelo. Aquí se relata un año sabático que existe entre la escuela secundaria y la universidad en Alemania, un año en el que muchos chavales aprovechan para irse al extranjero a aprender idiomas o a realizar trabajos de voluntariado. Esta película nos cuenta la historia de una de estas chicas, con su equipaje en la mano para irse a Costa Rica, pero sin tener ni la más mínima idea de si este es el camino que desea realizar.

10) EL TRAIDOR

Marco Bellochio realiza con un compendio en clava italiana y siciliana de lo que significa la mafia. Genial interpretada y con un guión demasiado lleno de nombres y lugares, tanto, que muchas veces nos perdemos, lo que importa en esta cinta es haber sabido encontrar el modo de relatar la historia. Conseguir el pulso narrativo necesario que convierte a esta película de la mafia en una de las imprescindibles, porque no importa tanto lo que se nos relata sino el cómo. Nos enfrentamos a un juicio de proporciones descomunales que hizo tambalear toda la Cosa Nostra. Un juicio real alargado en el tiempo. Y por tanto, no es una película sobre qué es la mafia o cómo se comporta. Sino una suerte de Z de Costa Gavras sobre la culpa, la condena, sobre las denuncias y las amenazas y el miedo con el que se tiene que vivir perpetuamente después de haber denunciado a varios capos hasta su condena. La película ha sido seleccionada por Italia para los Oscar.

9) ATLANTIS

Mejor fotografia en Sevilla, Premio Especial del jurado en Tokyo y mejor película de la sección Orizzonti en Venecia, esta es una de las mayores sorpresas de este año. Una película ucraniana con un tratamiento de la imagene spectacular y una composición de planos excepcional, digna de cuadros, Valentyn Vasyanovych, el director ucraniano, compone una dura reflexión sobre la violencia de la guerra. Las primeras cinco secuencias de la película son directamente una obra maestra. No recomendable para casi ninguno por su extremada crudeza, la cinta habla de la violencia intrísnseca y de cómo la violencia acaba generando violencia. 

8) LAS MARAVILLOSAS DESAVENTURAS DE LA CHICA DE PIEDRA

Todos los años me pregunto si merece o no la pena ver las tres sesiones de cortometrajes preseleccionados por los Premios Efa, ganadores o nominados por los principales festivales de cine del mundo. Una amalgama de 15/16 cortos que se encuentran entre lo más florido de la producción cortometrajística europea del año anterior. En 2018 para mi gusto las tres sesiones bajaron su nivel, pero este año me enorgullece haberlos visto, porque he comprobado la calidad de los cinco cortometrajes finalmente nominados y porque, en esta lista de mis 15 películas favoritas se encuentran merecidamente tres de ellos. El que nos ocupa es un cortometraje francés, que a través del drama y del fantástico, nos plantéa la conmovedora historia de una escultura del Louvre que viaja destrangis por las noches por las calles de Paris, empapándose de sus secretos, de sus silencios, de sus miedos, de las protestas, de sus luces, de su vida. Una delicia. Estuvo en la Quinzaine des realizateurs de Cannes y está dirigida por Gabriel Abrantes, el responsable de Diamantino.

7) SYNONYMS

La nueva película del israelí Nadav Lapid ganó el Oso de Oro en la Berlinale y nos ha sorprendido por su frescura, por el cambio que implica en su cine, con sus predecesoras La profesora de parvulario o Policía en Israel, ambas dos notables películas. El juego que realiza Lapid hacia la identidad de los pueblos en una Europa perdida, tiene destellos de Suleiman pero nos enfrenta al espejo de nuestro reflejo ante la imposibiilidad de pertenecer a ningún lugar. Somos habitantes de un lugar llamado mundo, en el que generamos barreras idiomáticas, físicas, ideológicas, culturales, como si realmente fueran problemas. La película tiene una dirección directa y extravagante que recuerda a las primeras películas de Godard. Pero consigue afrontar su mensaje desde el análisis de los comportamientos ridículos de los supuestos patriotas que defienden su lugar de origen como impenetrable: Aquello de si estás aquí tienes que seguir mis normas, aprenderte mi himno y comportarte como a mi me gustaría, pero luego nos quejamos si el niño de papá se va a estudiar a Estados Unidos y allí no le dejan beber porque tiene 18 años. Momentos fascinantes en la escena definitoria de la película y también en secuencias finales en las que vemos los centros de inmigración en los que se enseñan los valores de la nación francesa: Libertad, igualdad y fraternidad.

6) SUC DE SINDRIA

Irene Moray estuvo en el Festival de cine de Berlín con este cortometraje protagonizado por Elena Martín que desde ya se convierte en una de nuestras piezas de cámara imprescindibles de este 2019. Es difícil retratar los miedos sexuales, los traumas, el feminismo, el amor, el sexo, el deseo, con la inocencia y el fragor de la juventud. Pero está perfectamente conseguido y la verdad es que es un auténtico regalo.

5) A RUSSIAN YOUTH

Un joven ruso, discípulo confeso y confirmado del maestro Sokurov nos ha regalado una dolorosa película sobre la guerra, que encuentra su foco en la inocencia y la juventud más terrenal; su forma en su comparación con una obra sinfónica actual y su juego, entre texturas y dolor en la propia guerra. Es difícil hacer poesía de la guerra, y lo es más cuando no se manipula emocionalmente, cuando la música se nos reproduce justo después de la batalla, porque la guerra no suena bien, la guerra solo puede sonar a sufrimiento, a desesperación, a fragmentación, a dolor. La música solo apacigua el alma, cuando ya están todos los desperfectos, toda la muerte y toda la destrucción frente a nuestros ojos. La juventud del efebo protagonista, que bien podría ser un trasunto de Tadzio de Muerte en Venecia no hace sino acelerar el proceso de protección, de delirio, el que supone una guerra, por su mutilación, por saberse copartícipes de su ceguera. Una película increíble por la forma en la que nos plantea tantos nuevos interrogantes y sobre todo por los caminos que abre en posibilidades para el cine bélico, mucho más desde el lado existencialista del Malick de La delgada línea roja.

4) LITTLE JOE

La nueva película de Jessica Hausner ha sido toda una proeza. Lo es comenzar a verla sin saber nada de ella, más allá de que es la nueva película de una cineasta austriaca multipremiada, con trabajos como Lourdes. Con ésta última ganó el premio a la mejor actriz en el Festival de Cannes y nos encandila por la atmósfera que es capaz de crear sobre la identidad, algo en apariencia cercano al Polanski de La semilla del diablo pero desde una película sobre una flor que al cuidarla consigue que aumente tu felicidad. Una ciencia ficción dramática pero que se podría en realidad incluir en el thriller psicológico, sobre la presión de la sociedad, sobre lo que podemos y no queremos aceptar de nosotros mismos, sobre la imposibilidad de saber a quien creer ante ninguna tesitura. Sublime dirección y fotografía para una película única. Personal e intransferible.

3) A CHRISTMAS GIFT

Otro cortometraje que llega desde Rumanía, con participación española y nominado este año a mejor cortometraje europeo. Una delicia. En tiempos de Ceacescu en Rumanía, una familia afronta el envío de una carta al Papa Noel del niño pequeño en la que explica que su padre quiere que muera Ceacescu. Desde ese momento se genera una comedia de proporciones épicas en torno a la idea pavorosa de que puede ser ejectutado y de cómo conseguir recuperar o destruir la misiva que debe encontrarse ya en el buzón. Una historia fantástica para hablar de la represión de las dictaduras en clave cómica y de cómo los niños las viven pero en su inocencia desdibujan las realidades y en realidad las hacen mucho más difíciles.

2) I DO NOT CARE IF WE GO DOWN IN HISTORY AS BARBARIANS.

Mejor película en Karlovy Vary y mejor dirección y dirección artística en el Festival de Gijón de 2018, lo nuevo del rumano Radu Jude (Everybody in our family o Aferim), es su película más interesante hasta la fecha. Un estudio sobre la imposibilidad de la memoria histórica en los tiempos actuales a través de un rodaje ficcionado de la masacre antisemita de Odessa en el año 1941. La comedia se abre paso en esta lección metacinematográfica desde las miradas abnegadas al pasado, el constante juicio de valor y el hipócrita y desalmado papel de una sociedad pasiva, vilmente espectadora.

1) MARTIN EDEN

Ganadora del giraldillo de oro con todo merecimiento. Por una vez en un palmarés al que no se le puede hacer ni un sólo pero, Pietro Marcello ha creado una película sublime. La razón por la que amamos el cine es descubrir películas como esta. Y lo hemos hecho en la mejor sección oficial que recordamos del Festival de Sevilla. Su actor protagonista, Luca Martinelli ha conseguido la Copa Volpi en el Festival de cine de Venecia. Una crítica completamente asombrada por la peli italiana, no consiguió que el jurado del festival le otorgara el premio máximo, que fue a parar a la sobrevalorada Joker, pero desde ya se convierte en una de las obras maestras de nuestros días. Una adaptación imposible de la novela homónima de Jack London, que Wanda estrenará en marzo de 2020.  Vivimos para ser felices. Somos felices porque no estamos solos. Buscamos relacionarnos para no sufrir. Y en esas relaciones se generan sentimientos y emociones y ellas nos producen el sufrimiento del que en realidad queríamos huir en nuestra triste soledad. Marcello es un relator con una fabulosa virtud para trascender. La película nace aquí y se queda para siempre, como lo hace su personaje protagonista. Le queremos, le conocemos, querríamos seguir sabiendo de él. Una educación emocional o lo que es lo mismo, asistir emocionados y conmocionados a la madurez emocional de un hombre, a sus logros y a sus fracasos, una película sobre la vida, que es La vida y que nos ha cambiado la nuestra.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.