Corto y medio: Los cortos de Álex Angulo (I)

14059608643674El domingo no es que fuese un día amargo, sino que el sabor que se nos quedó en la boca fue horrible. Uno de los mejores actores que teníamos en España, demasiado infravalorado, se dejaba la vida en las carreteras en este calor inhóspito e infernal. Ya no podremos volver a disfrutar de Álex Angulo en nuevas cintas pero nos siguen quedando los trabajos de una prolífica carrera en la que nunca le dolió compartir con el mundo del cortometraje.

Hoy, Corto y medio, ese espacio que inaguramos la semana pasada con el cortometraje de Lucas de Álex Montoya, dentro de Cineysefeliz nos regala un análisis ameno y estival de la carrera dentro del terreno corto que uno de nuestros actorazos ha realizado. Los primeros pasos de Iciar Bollaín o de Álex de la Iglesia también se dieron al mismo tiempo casi que los de Álex Angulo para la gran pantalla. En formato corto, Álex empezó con otro Álex, el más grande, y por eso lo hizo a lo grande también: Mirindas asesinas sería desde su estreno en 1991 todo un referente para el cine de género de los años siguientes en buena parte de Europa. El guión lo escribían el propio Alex de la Iglesia y Jorge Guerricaecheverría con el que más tarde ha trabajado en innumerables películas. La locura personificada a través de lo que parece un anuncio de un nuevo refresco en blanco y negro. Un cuento desternillante y lleno de humor negro sobre los lados más oscuros de la sociedad y sus relaciones; sobre su descarrilamiento y la incipiente y poderosa locura.  Con el sello de Álex, de los dos Álex, con su buen hacer y con la impresión de que nacía una fructífera carrera que más tarde nos regalaría uno de los personajes estrella de Álex Angulo: el sacerdote Ángel Berriatúa en El día de la bestia:

1) Mirindas asesinas. Álex de la Iglesia. 1991.

Un hombre entra en un bar, en el que sólo hay un cliente, y pide un refresco: una Mirinda bien fría. Los problemas comienzan cuando el camarero le quiere cobrar la bebida.

Santiago García de Leaniz, más conocido como productor de películas como Te doy mis ojos o Mataharis (ambas de Iciar Bollaín) o como su labor de guionista y director en el largometraje La noche del hermano, rodó en 1992 un cortometraje llamado Entretiempo de 23 minutos de duración para lucimiento de una jovencita Iciar Bollaín y donde Alex Angulo repetía como en Mirindas un  personaje frente a una barra de bar. En este caso un camarero de un bar que destacaba por su amabilidad, sorpresa y desconcierto, su interpretación es naturalista y tan cercana que rezuma humanidad.

2) Entretiempo. Santiago García de Leaniz. 1992.

Sandra viaja en temporada baja al pueblo de la costa para buscar una habitación para el próximo verano. En su recorrido, pasado y presente le salen al paso.

Puedes ver una escena de Entretiempo aquí.

Precisamente Iciar Bollaín se rodeaba de varios de sus amigos (algunos nombres pasaron a lo más notable e interesante del cine español) para rodar este cortometraje sencillo, juguetón y que nos recuerda a grandes tardes de partidas interminables de Cluedo donde el asesinato se podría haber cometido por el ama de llaves con la pistola o por el mayordomo con la cuerda.

3) Los amigos del muerto. Iciar Bollaín. 1993.

Carlos cumple 50 años. Tiene una tarta con velas y siete amigos para celebrarlo. La policía tiene un muerto y siete sospechosos de asesinato. Todos tienen razones para matar a Carlos, y todos son… los amigos del muerto.

Chema de la Peña, quien más tarde dirigiría De salamanca a ninguna parte o Sud Express a cuatro manos con uno de nuestros cineastas preferidos: Gabriel Velázquez, llegaba al mundo de la dirección con un cortometraje protagonizado por Álex Angulo en 1995, como normalmente el personaje estrambótico, variopinto, inigualable. El Luciano de Álex Angulo era una cosa inolvidable.

4) Lourdes de segunda mano. Chema de la Peña. 1995.

Luciano (Álex Angulo), alcantarillero de una pequeña ciudad de provincias, provocará una serie de incidentes que acabará con la suspensión de las fiestas de la Virgen. Todo por un bocadillo de tortilla que su madre le preparó para ir a trabajar.

Ramón Barea realizó dos cortometrajes con Álex Angulo: El primero Adiós, Toby, adiós, para lucimiento para el perro más que para Álex Angulo. El segundo Muerto de amor, dirigido también por Jose María Lara, con dos años de diferencia, en 1997, pero son consecutivos en cuanto a metraje corto. En el primero de 1995, el fantasma o lo que parece sobrevolar toda la cinta es el espíritu del perro que aún no se ha ido. En el segundo, la mirada inquisitiva es la de una mujer que no puede ser enterrada como querría. En realidad Álex es quien dota veracidad a sus historias porque es él quien sufre o sobrepasa estos sufrimientos como buenamente puede.

5) Adiós, Toby, adiós. Ramón Barea. 1995.

Una familia tiene que deshacerse del perro. Algunos de sus miembros se oponen, pero Toby acaba viajando a la perrera. Entretanto, surgen los inevitables dramas familiares.

6) Muerto de amor. Ramón Barea y Jose María Lara. 1997.

Un viudo de mediana edad, que vive envuelto en los recuerdos de su matrimonio, recibe una carta del Ayuntamiento en la que le comunican que los restos de su esposa van a pasar a la fosa común.

Irene Arzuaga dirige a Álex Angulo en el año en el que Tesis triunfaba en los Premios Goya siendo una gran ópera prima de Alejandro Amenábar. Luis Soto se convertía en el alter ego de Angulo. Un ser fracasado, sumido en la más horripilante rutina del trabajador que se pasa la vida esperando un golpe del azar que haga que todo cambie. Con reminiscencias a los 80 por la estética y por la música, Luis Soto cree ser dueño de su propio destino a través de una cifra. Pero el azar es caprichoso y la vida suele estar llena de un humor negro para el que nunca nos prepararon.

7) Luis Soto. Irene Arzuaga. 1997.

Luis Soto pertenece al universo del ludópata. Pretende desafiar a la suerte experimentando con los números de la lotería en una absurda técnica de probabilidades. Un día cualquiera y por una extraña casualidad Soto cree encontrar su número de la fortuna. La cifra es una aparición contundente que derrumba su teoría y que le hace víctima de una macabra broma del destino.

También con una mirada perversa a lo Álex de la Iglesia o Tim Burtom, Completo comfort sigue siendo sobre todo una historia con unos personajes con conflictos sociales, con dificultades, etc. Es el humor negro del cine social en poco tiempo. Maria Pujalte está estupenda como siempre acompañada por Silvia Marsó. El personaje del gran Álex Angulo queda relegado a un segundo puesto, como jefe de sala, como jefe de restaurante.

8) Completo comfort. Juan Flahn. 1997.

Miranda y Ascen son dos amigas que trabajan en una hamburguesería. Ascen es una rubia angelical, independiente y con un novio guapísimo que se llama Fidel. Miranda, sin embargo, es morena, feucha y vive una existencia miserable.

Los argentinos hermanos Lublinsky, acabarían realizando la película Tres minutos.

9) Yo me adapto. Diego Lublinsky, Guido Lublinsky. 2002.

Cortometraje filmado en España de los hermanos argentinos Lublinsky en tono de comedia protagonizado por Alex Ángulo. La idea nació a partir de una escena escrita para un taller de dirección en la que participaban actores, directores y técnicos de cine y televisión “Yo me adapto” recibió, entre otros, el Premio del Público al mejor cortometraje en la 1er Semana de cine Iberoamericano (Madrid Imagen. 2001) y los derechos para su emisión fueron adquiridos por Canal +, Universal Studios Network España y Paramount Comedy.

Una serie de catastróficas desdichas te pueden llevar a vivir el más fatídico de los viajes. Benito va a realizar su golpe maestro, el atraco a un bar de carretera. Pero lo que se cruza para no conseguirlo es precisamente la vida. Aquello que hace que las cosas nunca suelan salir como esperamos.

10) Un mal viaje. Freddie Cheronne. 2002.

Benito es un cuarentón al que la vida no le tratado muy bien. Harto de las humillaciones de su jefe, decide cometer un atraco en un bar de carretera, donde le han dicho que hay mucha pasta, para largarse al Caribe y cambiar de vida. Después de diseñar un plan infalible, se presenta dispuesto a llegar hasta el final…

Curioso homenaje al hombre inquieto, al hombre intranquilo y perspicaz. Curioso experimento que explora nuestros miedos y nuestras manías más . Imano Ortiz López en 2003 presentaba este corto, íntegramente ocurrido en un tren nocturno. Álex Angulo y César Sarachu están espléndidos en los papeles asignados.

11) Expreso nocturno. Imanol Ortiz López. 2003

La vida de un hombre sensible no es nada fácil…

 

Y la próxima semana los otros doce cortometrajes del gran Álex Angulo que no se fue del todo, como todos los del arte nunca se van, sino que quedan siempre sus obras.

2 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *