Ascaso se inaugura con Costa Da morte

_MG_6794 _MG_6806 IMG_6509 _MG_6794 IMG_6503IMG_6503IMG_6503Muchas son las personas que han pasado por esta aldea en los últimos tres años. Ascaso es un pueblecito con tres casas en lo alta del monte Navaín a escasos diez kilómetros de Boltaña. Su variedad y riqueza natural se une a la creatividad e inquietud de sus vecinos y amigos.

Allí, como muchos saben surgió la idea de revitalizar el pueblo. Hace unos cuatro años se pensó en la idea de un encuentro que pretendía que propios y extraños situáramos por fin a Ascaso en el mapa. La idea era realizar una pequeña Muestra de cine en dicha aldea. Destinar una semana al año a finales de agosto principios de septiembre (quizás en homenaje a la cinta de Olivier Assayas). a reinvindicar el cine pequeño y de autor en un entorno completamente rural.

Me complace haber formado parte de estas tres ediciones, al principio como amigo y en estas dos últimas ediciones además de amigo como voluntario y programador de los cortometrajes que se verán las tardes de miércoles y viernes en la borda pequeña.

Cuando Ascaso se vive desde dentro las palabras herramientras, carretillas, palas, mangueras, recogedor, están a la orden del día. Todo hay que dejarlo a punto para que por las tardes o noches se exhiban los grandes largometrajes seleccionados y, por supuesto, esas diez historias cortas, que hemos podido seleccionar.

La palabra comunidad adquiere también un significado mucho más humano y la familia se hace cada vez más grande. Todos poniendo nuestro granito de arena, mayor o menor, para hacer que esta Muestra de cine de Ascaso, la más pequeña muestra de cine del mundo, sea aplaudida y disfrutada.

Ascaso no sólo son las películas ni los tiempos; Ascaso es sobre todo los nombres y los apellidos de la gente que hace que salga adelante. Ascaso es Néstor, es Miguel, es Reyes, es Ana, es Roberto, es Álvaro, Maria Jose, Nuria, Loli, Anna, Loren, Nuria, Jocelyn, Richard, Guillermo, Gema, Tesa y un servidor. E incluso es mucha más gente que desde ayer se va incorporando para ayudar en cualquier tarea que se precie.

Ayer tuvimos una visita inesperada: dos vecinos residentes en Costa da morte (Galicia) se acercaron a la muestra con una curiosidad incipiente por la película que inauguraba este año: Costa da morte del joven director gallego Louis Patiño (quien consiguió el premio al mejor director emergente del Festival de Locarno). Antes de la proyección una de las almas de este festival: Néstor Prades explicó los motivos por los que esta cinta abría la III Muestra de cine de Ascaso. El primero, quizás el más importante, es potenciar el novísimo cine español, un cine reconocido internacionalmente, pero casi inédito y desconocido en nuestras pantallas. El segundo, potenciar otras maneras de contar, de narrar y otras técnicas para el documental.

Yo diría que ninguna otra película podría haber inaugurado este año la Muestra de Ascaso. No sólo se trata en palabras de Néstor Prades de la “mejor película española del 2013”. También en ella la naturaleza se fusiona con el hombre, de la misma manera que voluntarios, simpatizantes y amigos de Ascaso nos fusionamos con el paisaje y, sobre todo, con las estrellas del pirineo aragonés.

Los cuatro elementos como bien se apuntó después en el coloquio: Agua, Tierra, Aire y fuego como catarsis de la naturaleza, ante el hombre.

En unas hipnóticas imágenes como en todo el metraje comienza esta historia que no es para seguir sino para sentir, para escuchar, para ver, para oler incluso. Todo comienza después de una frase de Castelao: “En un entrar del hombre en el paisaje y del paisaje en el hombre se creó la vida eterna de Galicia”. De lo que el hombre es con el paisaje y de lo que el paisaje nunca sería sin el hombre. Louis Patiño no llega a la treintena y, sin embargo, ya nos ha regalado esta delicia.

Desgranamos en un divertido y ameno coloquio la cinta en el que posiblemente sea el día más caluroso de estos tres años de muestra. El miércoles se exhibirán en la borda pequeña cinco cortometrajes que presentaré oficialmente y por la noche el corto Raíces profundas y el largo Al nacer el día de Goran Paskaljevic.

Esperamos mucha más afluencia hoy, pero la ilusión, la fuerza y las ganas de todas estas personas, hacen de Ascaso, un lugar para el recuerdo, año tras año. Se vive esperando la siguiente edición con compromiso y mucha ilusión.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *