26º Festival PNR Madrid: Volker Schlöndorff + Cortos (I)

Volvemos a un cine familiar, amateur, repartido en múltiples salas y genuinamente gratuito en la capital española.

“El cine derriba muros. Descubre nuestro cine emergente” es la máxima de un festival apoyado desde Feelmakers a Filmin, pasando por la Ecam, Ama o Alma.

El premio mirada internacional del certamen es para el cineasta alemán Volker Schlöndorf, creador de El tambor de hojalata, Muerte de un viajante o de la ópera prima controvertida y admirada El joven Torless. 16 largometrajes a nuestra disposición en diferentes salas y una rueda de prensa en la Academia de cine el día 20 de octubre a las 12 o la presentación en el Cine Doré de la Filmoteca Española a las 19.45 de El tambor de hojalata, contarán con su presencia.

VOLKER SCHLÖNDORFF:

El silencio tras el disparo. Alemania, año 2000. El cineasta gana el Premio Angel Azul y sus dos actrices protagonistas ganan ex aequo el premio a mejor actriz en el Festival de cine de Berlín. La historia habla de una joven que fue terrorista en la Alemania de los años setenta e intenta dejar atrás su pasado y vivir con una nueva identidad. Pero los fantasmas siempre la persiguen y le hacen la vida complicada, tendrá que pagar por todo lo que ha hecho, ya sea con su libertad o con la muerte. En esta cinta de ritmo ambivalente, Schlöndorf se enfrenta a otro de los temas estrella de la cinematografía alemana, además del nazismo: el terrorismo juvenil. Die Innere Sicherheit (de Christian Petzold) lo explora desde el lado de la infancia que se enfrenta a unos padres terroristas. En la peli de Schlöndorf el dolor aún no ha conseguido crear un núcleo familiar. Interesante y controvertida.

Mord und totschlang 1967. No conocíamos esta peli pero el argumento rápidamente nos convenció: Durante una discusión, la mujer mata accidentalmente a su pareja. Temerosa de las consecuencias por lo que acaba de hacer, decide esconder el cadáver en un lugar donde espera que nunca sea descubierto. Le ayudan dos desconocidos sin muchos escrúpulos, que acabarán intimando con la joven. Estuvo nominada a la Palma de Oro de Cannes y fue segunda mejor película en los Premios de cine alemán de ese año. La cinta nos interesa más que por lo que cuenta por como lo cuenta. Podría pertenecer sin sonrojo a la Nouvelle Vague francesa, es más, podría tratarse de una película de Godard, siguiendo el esquema clásico de una mujer protagonista flanqueada por dos hombres, con menos capacidad intelectual y alentados por su físico y por su ambigüedad moral. Hay que ver la cinta casi como un cuento adulto de insospechadas patadas a la ética humana. Casi como un divertimento juvenil. Y si se hace así la peli puede disfrutarse y sufrirse a partes iguales. Fantástica.

LARGOMETRAJES:

Las calles. De Argentina: En Puerto Pirámides las calles no tienen nombre. Julia, maestra de la única escuela del lugar, desarrolla un proyecto escolar que compromete a sus alumnos en un objetivo común: buscar nombres para denominar las calles. Dirigida por Maria Aparicio. Entre el documental y la ficción y con una historia muy mínima, el barco sale a flote gracias a una historia interesante pero a la que no se le sabe sacar todo el jugo. A veces la cinta se hace pesada.

CORTOMETRAJES: 

Nacionales: 

  • Waste. Ha sido una de las grandes sorpresas del festival. Dirigido por Alejo Levis (de quien vimos la interesante Todo parecía perfecto en el Atlántida Film Festival de hace unos años en Filmin y que tiene pendiente de estreno No quiero perderte nunca). Una suerte de Canino, influencia confesa de la otra cabeza de estas DOS CABEZAS que dirigen esta pieza. Más un videoarte donde la danza tiene una preponderancia crucial que un cortometraje de ficción. Este audiovisual explora la feminidad, la sensualidad y la dependencia a unas normas, a unas reglas, a unas situaciones que sólo son comprendidas entre cuatro paredes, pero que fuera de ellas, sólo parecerían absurdo. Bravo.

  • Ni una sola línea. Ya habíamos visto este cortometraje en la Semana del corto de Madrid y como allí nos quedamos con las interpetaciones de las dos octagenarias, una profesional y la otra desde hace poco, las dos viudas en la vida real y con una máxima para los rodajes: que no querían madrugar. Toda esta diversión escénica vital se transmite en la historia, sencilla y amena, divertida y entrañable.
  • Fugit cuenta una historia cruenta de una manera formal muy pobre. Adolescencia y paternidad pobres sustentandas únicamente por dos interpretaciones complicadas y conseguidas en algunos segmentos de la película.
  • Miss Wamba es una curiosa historia sobre una mujer, una paciente joven que desde pequeña suele jugar a un juego de tres preguntas. Dos de las respuestas pueden ser mentira pero una debe ser verdad siempre. La protagonista decide jugar al juego en un tanatorio con los familiares de personas fallecidas. Si se ve la pieza como un cuento nuevamente, conseguiremos inmiscuirnos en una historia potente y, sobre todo, y es de agradecer, muy diferente a todo lo visto.
  • Lituania es un viaje emocional al fondo de las sensaciones tras la pérdida de un hijo. Entronca con un largo maravilloso llamado Rabbit Hole pero con un resultado formal mucho menos vistoso y creativo y sin una línea dramática argumental del todo creible y explotada.

Internacionales:

  • Whoosh Un corto inexplicable que en ocasiones nos recuerda a Alicia en el país de las maravillas.
  • Deusa viene de Brasil y aunque no nos apasione, destacamos de él la entrega de su actriz protagonista.
  • Slovo Curiosa cinta de animación en stop motion, sobre los recuerdos y la perpetua infancia en la edad adulta.
  • Rase Campagne Podría tratarse de un cortometraje- casi mediometraje- proyectado en Sitges o en el Syfy, pero lo que es sin duda, es un absoluto disfrute. Cómico, creativo, absurdo pero con gancho. Veríamos una serie protagonizada por estos personajes. Un triunfo.
  • Nachtstück es una pieza de animación de la que no podemos mencionar nada más allá de la atmósfera surrealista, casi exasperante y oscura creada.
  • Jsme Prece Lidi Una pieza audiovisual de animación sobre lo que sufren los animales ante los humanos, porque es lo que somos al fin y al cabo, no cuidamos, no protegemos, no aislamos, sino que exterminamos especies para nuestro propio disfrute. Lo mejor la animación entre infantil y absurda y una estética de cuento de hadas. Muy recomendable.
  • Pour une poignée de girolles Otra pieza animada que no pasará necesariamente a nuestro recurdo.
  • Memorándum. Como si se tratara de una pieza de Documenta Madrid, el cortometraje expone las paredes vacías, los sonidos, las sensaciones, las luchas, los llantos, las pintadas de un edificio de Chile que albergó la desaparición de miles de niños dados en adopción al nacer. Sus madres dieron a luz, pero nunca la vieron, como reza la película. El corto es angustioso y poderoso.
  • Viola, Franca Años 60, Franca es una mujer joven asediada por un hombre, la persigue hasta violarla. La iglesia quiere que se case con el hombre como se hacía. Franca fue la primera mujer que con el beneplácito y apoyo de su padre se opuso a este casamiento. HAsta el año 1981, se dice pronto, no fue erradicado ese matrimonio de conveniencia entre un delincuente y su víctima. El corto estuvo nominado a mejor cortometraje en los Premios David de Donatello italianos y cuenta con una dirección de fotografía muy potente. Consigue transportarte a aquellos años. Con un grano, unas ópticas y una luz muy proclives a ello. El corto merece la pena por tantos aspectos…
  • Tühi Ruum Es una animación que utiliza imagen real para contarnos la melancólica y triste historia de una niña cuyo padre, desaparecido en la guerra, le regaló tras su muere, una casa de muñecas, con todos los muebles y los objetos que necesitase. Fue su testamento, recibió la casa de muñecas cuando ya no tenía edad para jugar a las muñecas, pero cada vez que la miraba se enternecía al pensar en el amor de su padre. Curiosa y bonita, aunque no inolvidable.
  • Salir viene de Argentina y nos habla de la huida emocional. De no saber enfrentarse a la culpa, al mal, en la juventud. La historia se nos cuenta en una noche de Buenos Aires que en ocasiones puede recordar a Victoria (la peli alemana) pero lo hace desde la electrónica, el sexo, las drogas, el azar de conocer a personas en la noche que te acompañarán unas cuantas horas… Donde el color y el sonido son muy importantes, creando una paleta estética atractiva y admirada durante todo el metraje. No es un contenido que no hayamos visto anteriormente, pero seguramente sí que esté mejor contado que en otras ocasiones.
  • Gamer Girl es una de las mejores propuestas animadas que hemos visto en los últimos tiempos. Como si de un juego electrónico sobre las tribulaciones de una madre sufridora, se tratara; la animación va creando misiones, entre las que destaca la Misión imposible de ser buena esposa, madre de dos niños pequeños, trabajar, hacer la compra, hacer la comida, limpiar y encima no enfadarse, darles a todos el amor que necesitan. La misión se puede completar: You win o llegar al Game Over y tener que reiniciar la partida. Pocas veces se han unido los mundos virtuales y físicos de una manera tan sencilla, divertida y sobre todo que nos haga reflexionar sobre el papel excesivo que la mujer tiene que soportar en nuestra machista sociedad.

  • Rosario no destaca ni por su propuesta formal ni por su contenido. No deja de ser la historia de la mujer emancipada en una familia donde se la tiene de objeto, la única particularidad es que su marido es un hombre dependiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *