XIV Festival de cine de Sevilla: Sección oficial I: Zama, Tierra firme, Tierra de Dios,

  • Tierra firme

La segunda película de Carlos Marques Marcet como director (tras la enorme ópera prima 10000 Kms), nos deja la película de inauguración del certamen hispalense. En un trío actoral compuesto por los dos protagonistas de aquella: David Verdaguer y Natalia Tena, a los que se une Oona Chaplin. Las dos mujeres forman una atípica pareja de lesbianas, entre el amor de cuento de hadas y lo infantil, bucólico, melancólico, se genera una historia que pretende tener el humor como hilo conductor pero que se queda sólo en la anécdota porque a veces es un humor ridículo o banal. La presencia de Geraldine Chaplin pretende ser ese personaje bufonístico que haga que el relato nos resulte más atractivo, tierno, sensible, pero la cinta se hace ñoña y repetitiva. Nos creemos a sus actores pero quizás no tanto sus personajes, exagerados y en ocasiones también ridículos. No es una mala película pero está a años luz de su predecesora y eso que el tema del que habla, la maternidad, cuando sólo quiere ser ejercida por uno de los miembros de la pareja, me toca bien de lleno…

A sus 38 años, Eva teme que su reloj biológico esté a punto de pararse para siempre, pero su novia Kat no quiere que un recién nacido altere la existencia libre y despreocupada que viven ambas en un barco en los canales de Londres. Cuando Roger llega de visita desde Barcelona, Eva no solo ve en él el mejor amigo de su novia, al mejor aliado emocional imaginable, sino también a un donante potencial. Y para sorpresa de Kat, a Roger le atrae la idea de ser padre, a pesar de ser un hombre cuyas relaciones no suelen durar más de una noche… por lo que a Kat no le queda más remedio que aceptar la puesta en marcha del plan por miedo a perder a Eva.

  • ZAMA

Zama no es la película monumental ni la obra maestra de la que todos hablan. Zama es una buena película de Lucrecia Martel, pero posiblemente sea su historia menos potente. En su haber tiene títulos como La ciénaga, La niña santa o La mujer rubia. Ahora, en sección oficial, Martel nos presenta a Daniel Giménez Cacho y a Lola Dueñas en una película de tribus, de nostalgias de tiempos pasados hispanos, que nos hace recordar a todos los niveles sobre todo a Jauja de Lisandro Alonso y Stella Cadente de Lluis Miñarroy a nivel argumental a la estética y poderosa El abrazo de la serpiente de Ciro Guerra. Con un uso fantástico del sonido y con una música repetitiva y utilizada sin demasiada necesidad dramática, la cinta visualmente atractiva, se erige como un péplum de los nuevos formatos históricos, con pocos medios y preponderando el mensaje por encima de las ambientaciones.

Narra la historia de Don Diego de Zama, un oficial español del siglo XVII asentado en Asunción que espera su transferencia a Buenos Aires. Es un hombre que espera ser reconocido por sus méritos. Pero en los años de espera pierde todo. Decide atrapar un peligroso bandido y recuperar su nombre… Basada en la novela existencial de Antonio Di Benedetto escrita en 1956.

 

  • WESTERN

Doce años después de ganar el Festival de cine de Gijón y concursar en la Berlinale con Nostalgia, la directora alemana Valeska Grisebach regresa con Western, que estuvo en la sección Un certain regard del pasado Festival de cine de Cannes, cosechando grandiosas críticas y con un contrato con una distribuidora española, asegurándose su estreno en salas en el año 2018. Western es una buena pequeña película que habla como pocas saben hacerlo de las relaciones humanas, de la inmigración y de la falta de empatía de los autóctonos frente a los que tienen que llegar a una tierra habitada para poder cohabitarla y sobrevivir. Destaca la interpretación protagonista y un guión milimétricamente medido para que realicemos el mismo viaje que realiza su protagonista y nos convirtamos en todos y cada una de las personas que le acompañan.

Una cuadrilla de obreros alemanes sienta campamento en un pueblo búlgaro para levantar una central hidráulica. Molesta el descaro zafio de su despliegue, ofende la saña eficiente con que desarraigan el paisaje, y agravian con sus sudores masculinos de beberse la paga y silbar agudo al paso de las chicas. Va a estallar el conflicto…

  • LAS GUARDIANAS

El francés Xavier Bauvois presentó hace años un largometraje llamado De dioses y hombres y ahora nos trae un relato ambientado en el tiempo de la I Guerra Mundial, pero nos cuenta otra guerra cruenta: la de las madres, esposas, hermanas; las de las mujeres que se quedaban en los hogares, cuidando de sus hijos y/o ganado y sacando sus casas adelante. Las guardianas es una película magníficamente interpretada por Nathalie Baye y con una joven actriz llamada Iris Bry, en su primer trabajo para las cámaras. La cinta es emotiva y academicista, no presenta ningún riesgo formal ni argumental, pero es un producto ameno y bien rodado. Su factura técnica es correcta y su resultado es interesante y polémico. Una cinta feminista para mujeres, aunque me encantaría decir, y ojalá así fuera, que es una película feminista hecha sobre todo para que los hombres se den (nos demos) cuenta de tantas y tantas cosas…

Año 1915, en plena I Guerra Mundial. Los hombres están en el frente y las mujeres se han quedado para defender las tierras. Hortense, una madre de familia trabajadora sin límites, emplea en su granja a Francine, una joven de la asistencia pública, para que le ayude en el trabajo, ya que Solange, la hija, se niega a hacerlo. Las dos mujeres se van a llevar bien desde el primer momento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *