XII Documenta Madrid 2015: Día 1: Nadie es serio a los 17 años

Ha dado comienzo una nueva edición del Festival de documentales posiblemente más importante de España. En ese cine con encanto que es la Cineteca de Madrid podremos ver películas desde ahora hasta el día 10 de mayo. Tres salas dentro de cineteca albergarán la mayoría de las proyecciones: Sala Azcona, Sala Borau y Cineteca Plató. Ya os hablamos de todas las secciones en la presentación de la programación de este año.

Ayer pudimos ver la primera película a competición que provenía de Francia y era la cinta de inauguración. Su nombre: Chante ton bac d’abord.  

Teníamos curiosidad por ver una cinta que dice aunar ese periodo en el limbo entre la infancia y la edad adulta, esas edades rocambolescas que son las de los adolescentes; con una adolescencia cada vez más tardía; con el musical. Sí, con el musical. De primeras la idea parece imposible: Documental, crítica social, estudio sociológico + musical. Y eso era lo que queríamos ver. Si David André lo había conseguido.

Irse a una zona completamente afectada por la crisis y conseguir las historias entrañables, amenas y a la vez tristes de estas familias es un punto a su favor. El documental está constituido más como experimento sociológico y crítica estructural a un sistema que no hace nada por estas almas sin un futuro claro, sin una perspectiva vital que les permita sobrevivir en la ley de la jungla laboral. El problema viene cuando el musical se apodera de los personajes, cuando como si de zombies poseidos por una especie de David Bisbal casi rompen la cuarta pared y le cantan a los espectadores sus frustraciones y sus miedos. Las canciones no funcionan y los números están metidos con calzador. Quizás el experimentos sería mucho más interesante con un buen compositor y con un guión mucho más fluido en el que no permitas que el espectador se pregunte por el temido momento en que otro de los personajes se dirija al público cantando. Loable al fin y al cabo, se me ocurre qué haría Fernando Melgar con este material y con una mezcla con una infravalorada Les chansons d’amour de Christophe Honoré.

Aquí se menciona a Rimbaud con una cita maravillosa que ha dado título a nuestra pequeña crítica: Nadie es serio a los 17 años pero también recordamos la ópera prima de Sofía Coppola que era una adaptación del libro homónimo Las vírgenes suicidas que también llevaba esta cita al comienzo: Un doctor preguntaba a una de las hermanas que por qué había decidido suicidarse y ella había contestado:  “Esta muy claro, doctor, que usted nunca ha sido una niña de trece años“. Pues eso, sentimientos a flor de piel, celos, sueños, miedos, amor, desamor, frustración, baja autoestima, sensibilidad. Todo eso sí está en Chante ton bac d’abord.  Es un buen estudio adolescente pero no un buen musical documental, o documental musical, ese nuevo género…

 

Su director David André es el autor y director de numerosos documentales: Kidnapped and Ransom (Gran Premio del FIGRA en 2000 y premio al mejor documental en el BANFF Festival (Canadá); American paradox (Arte); Des Armes à abattre (con Paul Moreira, Premio de Investigación en el FIGRA, Arte); Gamers; Verlasting Sorrow (Premio Albert Londres, Premio de Derechos Humanos en el Festival de Tesalónica); Who killed the press; Priests in love; The Strategists: the secret story of the French presidential elections (finalista en Lauriers de l’Audiovisuel 2013); We did it on song, Fipa d’or 2014, mejor documental en Lauriers de l’Audiovisuel 2015, seleccionada en numerosos festivales. (Fuente: Página de Documenta Madrid).

Hoy se repite en Cineteca Plató a las 17 horas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *