VI Atlántida Film Festival 2016 de Filmin: Sección Política

Os dejamos con nuestro listado por orden de las películas que han conformado la Sección Política del VI Atlántida Film Festival de Filmin. Después podréis leer un pequeño comentario de cada película y un trailer:

  1. Thank you for bombing
  2. Drone
  3. Next Stop: Utopia
  4. Guerras sin huella: Chechenia
  5. Democracy
  6. Boye
  7. Objetivo Paris
  8. El tesoro
  9. Metamorphosis
  10. El gran juego
  11. WinWin

 

1) THANK YOU FOR BOMBING  (Barbara Eder, Austria, 2016)

 

Un Babel del periodismo bélico. Una mirada poderosa y enfurecida contra los mass media y el todo vale en el periodismo. Lo único importante lejos de la ética es conseguir los mejores datos de audiencia. Un ritmo endiablado y un guión inquieto pero mejorable hacen de Thank you for bombing una apuesta arriesgada pero ganadora.

2) DRONE (Hessen Schei, Noruega)

Una guerra encubierta y con una precisión robótica y maquiavélica que pone los pelos de punta. Estados Unidos y Pakistán matan civiles como daños colaterales y redefinen la palabra guerra y, sobre todo, el silencio de la comunidad internacional y de los gobiernos sobre sus desastrosos efecto. Sobre la destrucción apoteósica de unos aparatos que en manos inadecuadas pueden ser plenamente destructores.

 

3) NEXT STOP: UTOPÍA (Apostoslos Karakasis, Grecia)

Grecia. Antes de Tsipras, en la crisis. Una empresa declarada en banca rota. Pero la autogestión existe y sus trabajadores deciden no abandonar el barco. Activistas de todo el mundo les observan. El expropietario incrédulo asiste a la transformación de su negocio en un símbolo del poder popular. Y comienza la política, en este señor de las moscas de niños no tan niños. Comienzan las jerarquías y los poderes, los mandatos y las normas. Los conflictos y las discusiones. Y la siguiente para que parecía ser la utopía se transforma en el mismo cuento de siempre.

 

 

4) CHECHENIA: GUERRA SIN HUELLA (Manon Loizeau, Francia)

Es dificil no ser partidista en un documental político. Los ejemplos de documentales que dan la voz a cualquiera de las partes de un conflicto son escasos y suelen provocar mucha polémica. Recuerdo La pelota vasca de Medem y su polémica con víctimas del terrorismo, sólo por haber puesto un micrófono también a asesinos y a personas que no condenaban la violencia. Pero recuerdo también cómo me indignó ver que el resto de cintas sólo dieran la voz a uno de los lados. El problema de Chechenia es ese. Cierto es que ha sufrido miseria y que atrás han quedado los campos de minas y escombros, sustituidos ahora por amplias avenidas, tiendas de lujo y espectaculares rascacielos.  Pero el olvido también produce terror de un lado y del otro. Aunque aquí los malos sólo lo son de uno. Reseñable su ejecución y la utilización de planos estéticamente novedosos para un documental de historia plana que no admitía a priori florituras.

5) DEMOCRACY (David Bernet,Alemania)

La política europea desde las cloacas. Cómo aprobar una ley de protección de datos que proteja valga la redudancia la privacidad de los ciudadanos de la UE. Desde el principio y a paso muy lento. Como convencer poco a poco a los adversarios políticos de un sinfín de idiomas y países diferentes. Cómo concatenar los esfuerzos y medir los logros. Cómo esquematizar los artículos y salvaguardar las enmiendas para poder presentar un acuerdo conjunto y provechoso.

 

6) BOYE (Sebastián Arabia, España, 2016)

A Boye, lo conocimos en el documental fascinante Ciutat Morta, como uno de los abogados que los protagonistas tuvieron. Pero no sabíamos que había sido condenado por secuestro de Eta en el año 1990, que había sido uno de los abogados de Snowden o incluso fiscal en el 11 M. Si a eso le sumas que también fue el creador de la revista Satírica Mongolia, la vida de este hombre merecía ser contada. Y entonces, por qué no funciona. Funciona en el relato de unos hechos que son interesantes, fílmicamente es plomiza y plana. Además de tener una duración exagerada y un ritmo bastante decadente.

 

7) OBJETIVO: PARÍS (Nicholas Boukrief, Francia)

Una película sobre la infiltración de un joven periodista en una célula yihadista que pretende causar el mayor daño posible aterroizando a la población de París. Se iba a estrenar en la capital francesa en noviembre de 2015 y, sin embargo, el azar hizo que unas semanas antes, varios terroristas aniquilaran a decenas de franceses entre la sala de conciertos Bataclán y alguna terraza o restaurante de París. El estreno fue cancelado. Hoy se ve la película con un nudo en la garganta. Y no acaba de despegar porque es maniquea y un poco manipuladora. Agita conciencias, eso sí, pero nuevamente sólo de una parte.

 

8) El TESORO (Corneliu Porumboiu, Rumanía)

Es cierto que el cine rumano nos da un sinfín de posibilidades y nos otorga miradas únicas a su situación política y social, a la crisis y a los derechos adquiridos o pretendidos en la historia del país. El tesoro pasa por ser una alegoría rebelde, en forma de cuento infantil al estilo de Robin Hood, sobre la historia de y Rumanía, con especial énfasis en la crisis económica que azotó al país.

 

9) METAMORPHOSIS (Manuel Pérez, España)

Laia no sabe de política pero tiene un sueño, que sus representates la representen de verdad, que su alcaldesa sea alguien que conozca de verdad los problemas de las clases bajas. Laia vive en Barcelona y está viviendo desde dentro la transformación de Barcelona En Comú en “Ganemos Barcelona” hasta conseguir el poder municipal el 24 de mayo de 2015. Ada Colau se presenta a las elecciones y el partido sufre una Metamorphosis llena de ilusión y esperanza, que en realidad, puede evaporarse en cualquier momento.

 

 

 

 

10) EL GRAN JUEGO (Nicolas Pariser, Francia)

Un thriller político pesado y prescindible sobre las corruptelas, la desinformación y la política de alto estado que tiene más trapos sucios que lo que nos cuentan.

 

 

 

11) WINWIN (Daniel Hoesl, Austria)

Un ejercico de estilo, del estilo que le viene bien al director, aunque no lo entendamos, para darnos a conocer su preocupación sobre el capitalismo exacerbado, que es la religión de nuestros días. Una pérdida de tiempo divino y humano.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *