Verano de una familia de Tokio (Yoji Yamada, Japón, 2017)

Yoji Yamada estrena la tercera película de la Saga de Una familia de Tokio tras la película homónima y Maravillosa Familia de Tokio. Ahora del drama y la sobriedad y clasicismo pasamos a un género mucho más cómico pero con unos personajes que poco a poco ya se van convirtiendo en nuestra propia familia.

A contracorriente Films estrena una nueva película del prolífico director japonés de 86 años que el año pasado estrenó en nuestras pantallas: Nagasaki: Recuerdos de mi hijo y Maravillosa familia de Tokio. Verano de una familia de Tokio es la secuela directa de ésta última y reúne nuevamente a la familia Hirata

Es una película floja, quizás la peor de la saga pero no deja de ser entrañable y enternecedora… Cuando se nos vaya Yamada, se nos irá un gran narrador, capaz de unir los universos de Ozu con la actualidad; envolver intergeneracionalmente a una familia, a pesar de sus diferencias, edades , manías, virtudes y fracasos. Yamada se refleja en el anciano protagonista como un hombre chapado a la antigua, forjado en otros tiempos y con otros valores y formas que se enfrenta a su familia en decisiones aparentemente irrisorias como querer conducir a pesar de su edad y de tener a toda la familia en contra.

La excusa argumental es bastante floja; el viaje a Escandinavia de la matriarca para ver a unas amigas es el punto de partida para que el patriarca haga de las suyas; se exceda en sus libertades y provoque la locura y el reencuentro y la presencia de todos los miembros de esta entrañable familia.

Yamada se siente como pez en el agua en la radiografía de las sonrisas y las lágrimas de la tercera edad, con las cabezonerías, los enfados, las disputas y las soledades que ellas generan.

Lo que asombra del cineasta es la extremada sencillez con la que parece dirigir a sus actores, dando rienda suelta a sus emociones y a sus rutinas. Pero no deja de ser algo ya conocido. Una subtrama nos lleva a un tema muy transitado en el cine nipón: la muerte y con ello se explora cómo se enfrenta una familia tipo oriental a estas circunstancias. Parece algo que sólo pudiera dirigir Yoyi Yamada, ¿no creéis?

 

Sinopsis: Han pasado los años y Shuzo y su esposa Tomiko tiene problemas matrimoniales. Su hijo mayor Konosuke, se pregunta si su padre ya no tiene edad para conducir. Así que con la ayuda de su mujer y de sus hermanos organizan un plan para quitarle el carnet de conducir. Pero alguien reaparece en la vida de Shuzo. Secuela de ‘Maravillosa familia de Tokio’.

Nota: 6

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *