Rehenes ( Rezo Gigineishvili, Georgia, 2017)

Rehenes de Gigineishvili es otra muestra de que el cine georgiano ya llega a España, tras el estreno de Corn Island en 2014, que tuvo una taquilla bastante aceptable para un cine autoral e independiente. Karma Films la estrena en cines el primer día del mes de septiembre. 

Los caminos del señor son inescrutables. Lo que menos te esperas de unos jóvenes con ilusión, con la vida resuelta, con amor, con una posición económica aceptable, con un grupo de amigos que se adora y que están todo el día juntos, es que en la luna de miel les de por secuestrar un avión.

La URRS, 1983. Estamos en Georgia y la ausencia de libertad es sobre todo notable para poder viajar al extranjero. Hay un mundo enorme ahí afuera, desvinculado, perdido y añorado por propios y extraños. El director de la película tiene 1 año y ni se imaginará que 35 años después va a dirigir una película basada en esos sucesos. Son todos veinteañeros, hijos burgueses de los intelectuales georgianos de la época y tienen una supuesta intención: Llegar a Turquía.

El relato es torpe y se hace previsible y también en cierta manera prescindible. No llegamos a emocionarnos con sus decisiones, a quebrarnos ante sus incongruencias o a empatizar con alguna de sus acciones; nos limitamos a ver, oir y “aceptar” una serie de patochadas que se les ocurre a una panda de niños ricos, para demostrar que su país no es libre. El resultado es de sobra conocido: lo que venía de la boda de dos de ellos e iba a ser un viaje para celebrar la luna de miel, se convirtió en un secuestro lastrado y condenado de un avión de pasajeros: siete muertos, entre ellos uno de los amigos raptores y varios heridos.

Rezo Gigineishvili dota a la película de una forma y un fondo desdramatizados y con ello nos olvidamos de empatizar con los captores aunque su causa fuera loable. No ayuda una construcción del relato lentay a pesar de contar con una fotografía trabajada sobre todo en la primera parte,no se llega a un gran relato en todo el metraje, quizás porque sea incapaz de construir a las personas que hay detrás de los personajes y sin entenderlas, sin conocerlas, no podemos realmente admirarlas o criticarlos, nos limitamos a ver pero no a sentir. Y es una pena porque el relato era lo suficientemente intenso y contundente como para poder convertirse en una gran película.

 

Sinopsis: En el año 1983, cuando Georgia era una de las Repúblicas Socialistas Soviéticas, un grupo de jóvenes pertenecientes a familias de la élite intelectual intenta huir de la URSS y escapar a Occidente secuestrando un avión. Basada en una historia real.

Nota: 6

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *