Paraíso (Andrey Konchalovsky, Rusia, 2016)

Festival Films estrena lo nuevo de Konchalovsky en España. Es una coproducción ruso-germana y ha ganado el premio al mejor director en el Festival de Venecia. Es una cruda historia sobre la ocupación nazi de Paris, a caballo entre La vida es bella y La historia de Schindler, sobre todo esta última. Grabada en 16 mm y con una estilizada fotografía en blanco y negro de Aleksandr Simonov.

El longevo cineasta ruso Andrey Konchalovsky nos habla en este estudio del Holocausto y de la alienación y la raza a través de tres personajes y sus intrahistorias.

Konchalovsky ha dirigido más de 20 películas entre las que se encuentran Siberiada o El cartero de las noches blancas y se adentra a sus ochenta años en el peliguado tema de la Segunda Guerra Mundial, el Holocausto y el nazismo. Pero olvídense de películas al uso, porque Konchalovsky consigue adentrarnos en su universo a través de unas decisiones formales atípicas pero bien llevadas. La historia se nos cuenta en dos tiempos, el real a cámara y en blanco y negro; donde los protagonistas como si fueran reos de una prisión de máxima seguridad, se encuentran con una cámara frontal que les incita a contar su historia y les exprime hasta la última gota de su pensamiento; El otro tiempo son los recuerdos de todo lo narrado. A través de los dos, vamos conociéndoles, juzgándoles y de nuevo, siendo como los jueces que juzgan tanto su pensamiento o su ideología, como sus actos.

Nos encontramos ante una película compleja que pide del espectador algo más que una simple contemplación. Se necesita paciencia por su cuidado reposo, por su calma y lucha constante frente al montaje más americanizado; se necesita juzgar después de prejuzgar, siendo conscientes en todo momento de que esos juicios de valor son tan subjetivos como lo es la película y por tanto la mirada de su director.

La cinta se cuenta desde una propuesta radical y claustrofóbica. El uso del blanco y negro y los primeros planos en los que se “desnudan” los personajes la convierten en un ejercicio estilístico sobre la deshumanización, sobre el origen de una ideología o sobre un “sentimiento” que permitía aniquilar y encubrir el asesinato de millones de inocentes.

A través de la mirada de estos tres protagonistas con sus diferentes nacionalidades jugamos a explicar la guerra y el conflicto ético y moral según cada país. Nos lavamos las manos como ocurrió en realidad y nos sentimos nazis o nos preguntamos si nosotros quizás hubiéramos actuado de la misma forma en aquellos tiempos y aquella tesitura. Como diría Ortega y Gasset “yo soy yo y mis circunstancias”. Tendemos a juzgar el holocausto sólo desde un punto de vista y pasados los años; Konchalovsky nos traslada a aquella época para que escuchemos los razonamientos, para que veamos lo que implica la generación de una raza aria, y en consecuencia, nos convertimos en cómplices y verdugos. Pero al mismo tiempo, otra vez subjetivamente, adoptamos muchas más armas para poder juzgar esa ideología.

El poder del cine es tan brutal como hacernos cambiar no solo nuestros conocimientos, ni nuestras miradas; también nuestras formas de actuar y de juzgar. Nos hace mucho más críticos y analíticos. Nos hace querer saber más de todo lo que se nos cuenta.

paraiso-foto (4)“Ahora lo entiendo todo. Entiendo que sois una raza superior”

El paraiso reflejado por Konchalovsky no es más que un infierno vital, quizás el mayor al que se ha enfrentado la raza humana.

 

Premios
Festival de Venecia: Mejor director
Festival de Gijón: Mejor actriz, fotografía y Premio del Jurado Joven
Festival de Mar del Plata: Mejor guión – Astor de Plata
Satellite Awards: Nominada a Mejor película de habla no inglesa
Sinopsis: Sigue los pasos de tres personas cuyos caminos se cruzan en los terribles tiempos de la II Guerra Mundial. Olga es una aristócrata rusa miembro de la Resistencia Francesa que es arrestada por la policía nazi por ocultar a dos niños judíos durante una redada. Arrestada y enviada a la cárcel en espera de una decisión final, en prisión conoce a Jules, un funcionario francés colaboracionista que debe investigar su caso. Allí también se encontrará con Helmut, un alto oficial de las SS, que hace muchos años fuera su amante y que todavía parece mantener sentimientos por ella.
Nota: 7

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *