Nunca digas su nombre (Stacy Title, Estados Unidos, 2017)

Diamond Films España estrena el 5 de mayo la película Nunca digas su nombre. La podrían haber dejado guardada en esa misma mesilla de noche que lo empieza todo. Seríamos más felices. Y no, no nos dio miedo. Miedo nos da que esta peli se estrene. 

Parece un ejercicio de clase de una escuela primaria grabado desde los tópicos de terror más generalizados, con una música estridente y megasubrayada, unas interpretaciones sobreactuadas e infantiles y una puesta de escena burda y estúpida. Nada destaca en una cinta que no da miedo más allá del consabido susto en espejos, etc. Nunca digas su nombre o como dice su título original Bye bye man, quiere ser muchas cosas, pero no llega a ninguna.

Una historia trillada hasta la estenuación sin un desarrollo plausible e inquietante que sólo cuenta como atractivo con las apariciones esteleres de Faye Dunaway para des-invocar a Lalaland o Trinity de Matrix, digo Carrie-Anne Moss, que ejerce de policía e “investigadora” de los sucesos extraños que se vienen aconteciendo en el pueblo.

Channel Zero: Candle Cove, la miniserie de HBO que se estrenó hace meses, con sus defectos, le da mil vueltas a esta ridícula película. Allí por lo menos hay arco de transformación de personajes, un guión ramificado en varias historias y una atmósfera inquietante. Aquí, ni eso.

Lo mejor es que ya nos hemos olvidado de ella, incluso de cómo se llama el ente. Y no será porque no lo repiten hasta la saciedad, sino que por nuestra salud mental, preferimos obviarlo todo.

“Se sitúa en las antípodas de las dos opciones: la estilización consciente o la ironía cómplice. Apuesta por una chapucera puesta en escena, acumular tópicos y solapar estilos” Roger Salvans (Fotogramas)

 

Trailer:

 

Sinopsis: Cuando tres estudiantes universitarios se mudan a una vieja casa fuera del campus, sin querer, liberan a “Bye Bye Man”, un ente sobrenatural que persigue a quien descubre su nombre. Intentarán mantener su existencia en secreto para alejar al resto de una muerte segura.

Nota: 3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *