Lejos del mar (Imanol Uribe, España, 2015): Uribe y sus días contados

Lejos del mar, presentada en la sección oficial fuera de competición del pasado festival de cine de San Sebastián, se estrena el 2 de septiembre en cines de toda España, de la mano de Vértice Cine.

Llegar a amar a quien te lo quitó todo. Amar sin preguntar y sin haber dado paso al olvido. Amar como broma grotesca entre el viudo y la víctima. Como síndrome de estocolmo ante un asesinato despiadado. Y por ultimo darte una ostia lo suficientemente grande como para no querer volver a amar de nuevo.

Uribe era mucho Uribe. Lo sabemos por Días contados y también por La muerte de Mikel, que junto a esta forma una especie de trilogía sobre el conflicto vasco con un resultado muy dispar. Mientras las dos primeras son obras maestras de nuestro cine y le valieron galardones de público y de crítica; Lejos del mar se convierte de lejos en la peor película hasta la fecha del cineasta Imanol Uribe. Con Días contados consiguió el Goya a la mejor película y también la Concha de oro en San Sebastián

Por mucho que Uribe se rodea de algunos de los principales rostros del cine español, como Eduard Fernández, Jose Luis García Pérez o Elena Anaya. Por mucho que sus secundarios también estén en estado de gracia, con especial mención a Ignacio Mateos y a Veronika Moral y ese pequeño rostro que se acabará comiendo la pantalla: Olivia Delcán (Isla bonita). La película naufraga desde el Cabo de Gata quizás por inmiscuirse sin paracaidas en heridas nunca rotas, por no poder empatizar con una situación que más que sorprendente es tremebunda. La primera media hora en la que los personajes van presentándose y se van entendiendo sus conflictos es interesante e incluso en algunas franjas elegante, pero conforme el metraje va adelantándose la situación se hace cada vez más inverosimil, y se acaba convirtiendo en una cinta a caballo entre el Ma ma de Julio Medem y alguna película de denuncia social más lacrimosa que otra cosa.

Por otra parte, sería curioso saber el motivo del excesivo uso del fundido a negro incluso en secuencias inconclusas o más aún en conversaciones que aún no han terminado.

No es demasiado normal, la verdad que en una cinta, uno de los personajes diga: “Si te vas, ólvidate de que estamos juntos” y en el siguiente plano optar por un fundido a negro y llevarnos a otra localización y a otros personajes. Jugar con el espectador está bien, manipularle ya es otra historia. En Lejos del mar parece que se nos pretende manipular las emociones y para ello optan por los tiempos y las decisiones visuales. En fin… Esperemos que Imanol Uribe no tenga sus días contados, lo decimos de verdad (cosa de la que carece la película) y también de corazón (excesivo en algunas ocasiones pero denigrante en el recuerdo y la utilización de las víctimas)

 

Imanol Uribe tarda en estrenar su nueva película casi dos años y eso que está protagonizada por Eduard Fernández y Elena Anaya. Por una vez entendemos los motivos, sin que sirva de precedente.

SINOPSIS:

Santi sale de la cárcel y viaja al sur para visitar a Emilio, un antiguo compañero de celda que está enfermo. La casualidad hace que tropiece con Marina, la médico que atiende a su amigo. Con ella tuvo Santi un encuentro terrible hace muchos años que marcó la vida de ambos. Este reencuentro les hará enfrentarse al pasado.

NOTA: 3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *