LA MEJOR PELÍCULA (ESTRENADA) DEL 2013: LA VIDA DE ADELE

adele

Y por fin llegamos a este día esperado, un absurdo parón en ese elemento del tiempo que nos exige orden. Hoy es el último día del año 2013. Ha sido un año dificil. Muchas personas cercanas han sufrido las pérdidas de sus empleos, de su salud, de sus amores e incluso de sus familiares. Hasta este preciso último día del año. Desde Cineysefeliz queremos no sólo desearos a todos un feliz año 2014, sino presentaros la que, sin duda, es la mejor película del año 2013. Como no podía ser de otra manera, esa es La vida de Adele. Os deseamos que este 2014 esté lleno de dicha, amor, salud y felicidad. Y que en los días tristes y también en los alegres, podáis descubrir películas de las que cambian la vida, como ésta.

Adele te atrapa desde el instante uno, con una historia a caballo entre las cintas de los Hermanos Dardenne y la veracidad con la que Cantent grababa a sus jóvenes protagonistas en la otra Palma de Oro francesa de los últimos diez años: Entre les murs (La clase) de Laurent Cantent. Aunque evidentemente guarda aún resquicios de aquella película que aunque siendo su segunda obra le daría a conocer fuera de sus fronteras: La escurridiza o cómo conocer el amor. Adele es poesía, es literatura, es arte, es música, es filosofía, es sentido y sensibilidad; es cualquiera de las artes, las artes bonitas y las feas. No sabemos si será una justa Palma de Oro pero podemos afirmar porque no hemos visto casi ninguna de sus contrincantes que sería casi imposible batirse en duelo con semejante prodigio cinematográfico.

Kechiche que no parecía contar con una carrera tan consolidada (Cuscús y Venus Noire son sus películas más celebradas. Ambas concursaron en Venecia y la primera se alzó con el Premio Fipresci y el Gran Premio del Jurado) no sorprendió a nadie al alzarse con el Premio Gordo de la última Croissette como podía recogerse entre los periodistas y las crónicas alabando una película que hacía que cualquiera (incluido el propio Steven Spielberg, presidente del Jurado en esta última ocasión) cayera rendido a sus pies.

Y no es para menos, ya que Adele recáe en una portentosa interpretación de una chiquilla que también lleva por nombre Adele Exarchopoulos. Increíble en ese papel de adolescente encontrando su camino, de mujer que no quiere dejar morir a la niña que lleva dentro, de ser perdido entre unas vivencias que no sabe si realizar. La película habla de la vida, del amor, de lo difícil que es tener una estabilidad emocional, habla de los sentimientos y las sensaciones. Pero es casi perfecta porque no hay nada impostado, todo es veraz, todo es tan real como la vida misma y tan duro como los acontecimientos que llevan a cualquiera a luchar por su libertad y felicidad a sabiendas de la fatalidad que acecha y de la inutilidad de la búsqueda de la ventura.

Lea Seydoux juega ese jeugo de seducción y de madurez y se convierte en el contrapunto perfecto y emocional para que la vida de Adele cambie por completo. Nunca había amado a una mujer pero desde que ella se cruza con su pelo azul y sus miradas se juntan durante unos segundos, la vida se para, todo se para. Ya no vive para Adele, sino que vive para ella. Y sin ella no sabe vivir. Es una fusión perfecta que las hace crecer, amarse, conocerse, experimentar la más alta de las pasiones y, por tanto, crear. El arte crece exponencialmente, las ganas de alcanzar las metas, porque ha surgido la pasión emocional, porque necesitan de ese contrapunto, para que sus vidas tengan el mismo color del pelo de Emma. El título original de cómic en el que se basa es Blue is the warmest colour, de hecho el póster con el que contaremos en España, tiene una Emma sensual y tierna al mismo tiempo en su portada.

Adele habla de las artes y de la educación, habla de la familia y de las relaciones y habla de la comida. Las mejores cosas, al menos las más importantes suceden antes o después de comidas tan importantes como lo que conllevan sus degustaciones. Todo esto es una constante en el cine de Kechiche, quizás el mejor ejemplo sea Cuscús. Se habla de inmigración, de cosmopolitismo, de culturas diferentes, de la importancia de las familias y de las relaciones que pueden doler o servir como columna vertebral de una vida.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *