Kiarostami nos llevará. Fallece el cineasta iraní.

Desde el curioso sabor amargo aunque dulcificado que dejaban las cerezas nos hemos preguntado una y mil veces dónde estaba la casa de nuestro amigo. Ahora sabemos que el viento nos llevará con él. No habrá copias certificadas de su existencia, porque sin duda ha sido única. Y montaremos en coches por las zonas rurales hasta encontrar la esencia de su cine.

Kiarostami fallece a los 76 años de cáncer, lo hace en la ciudad de Paris. Y con el recuerdo de una mirada única que bebía de Rosselini

Kiarostami era también poeta y fotógrafo y llegó al mundo en la ciudad de Teherán en 1940. Lo primero que quiso en sus películas fue tomar una posición didáctica donde la educación y la infancia fueron el motor y la vela.  El pan y la calle (Nān va koutcheh, 1970) fue una primera aproximación en formato corto al cine neorrealista.  Le siguieron trabajos como El recreo, Dos soluciones para un problema, ¿Cómo aprovechar el tiempo libre?, Homenaje a los profesores,…

Kiarostami se convertiría en el director más conocido de la Nueva Ola iraní (el principal impulsor y exponente de esta cinematografía, que luego se haría visible también con el director de Nader & Simin). Aclamado y galardonado en los festivales más prestigiosos del mundo, Kiarostami había realizado incluso antes de la revolución islámica de 1979, trece películas.

El viajero (Mossafer, 1974) y El informe (Gozaresh, 1978) fueron dos largometrajes de esa época. Y tras la revolución continúa su carrera con los mismos ideales, con los mismos intereses. El cine documental y la enseñanza, y las líneas finas que lo separaban de la ficción. Los alumnos de Primaria (Avvaliha, 1984) o Los deberes (Mashgh-e Shab, 1989).

Y llegó su primer gran éxito, una película pequeña y deliciosa, un largo de ficción, que precisamente recuerdo porque se realizó el año de mi nacimiento: 1987. ¿Dónde está la casa de mi amigo? (Khāneh-ye doust kodjāst?, 1987) le permitío darse a conocer internacionalmente.  Solemos agrupar esta película  junto a Y la vida continua (Zendegi va digar hich, 1992) (3) y A través de los olivos (Zir-e derakhtan zeytoun, 1994), en una Trilogía a la que denominamos de Koker. Koker es el pueblo del norte del país donde se rodaron las tres películas. Pero Kiarostami prefiere agrupar las dos últimas junto a  El sabor de las cerezas (Tam-e gilās, 1997), porque tienen como nexo común el choque entre la vida y la muerte.

El viajero - Dónde está la casa...- A través de los olivos
Fotogramas de El viajero, ¿Dónde está la casa de mi amigo? y A través de los olivos

Entre las para mi gusto mejores películas del ya fallecido cineasta iraní, están A través de los olivos, que nos traslada al fascinante y casi mágico rodaje de una película en una pequeña aldea rural o  El sabor de las cerezas, por la que consiguió la preciada Palma de Oro del Festival de Cannes. En ella comienza a tener problemas con las autoridades iraníes y desde el estreno de El sabor de las cerezas, muchas de sus películas no han sido estrenadas en Irán. En El viento nos llevará (Bād mā rā khāhad bord, 1999), una película de precioso título y más intenso recorrido, pone en marcha una serie de experimentaciones fílmicas que irán en aumento con el paso de los años. En este caso se trata del uso meditado y fascinante del fuera de campo.

Después llegan películas con enfoques muy diferentes pero que generan una armonía fílmica muy reseñable. Mucho no parecen tener que ver el documental ABC Africa (2001) , Ten (Dah, 2002), formada por diez conversaciones en un coche, un largometraje sin diálogos ni personajes, Five: Dedicado a Ozu (Panj, 2003) o 10 on Ten (2004). Quizás este último sea un paradigma de su propio cine porque es el propio Kiarostami quien nos conduce a varios escenarios donde ha rodado sus películas y de paso nos da diez lecciones de cine, para recordarnos que la función didáctica siempre debería estar presente ante cualquier experiencia fílmica.

Kiarostami participó también en varias producciones internacionales como el proyecto colectivo de homenaje a Jean Vigo À propos de Nice, la suite (1995), Tickets (Belit hā, 2005) -que codirigió con Ermanno Olmi y Ken Loach-, Chacun son cinéma (2007) donde se unen 33 cortos de 3 minutos de duración de 33 directores diferentes, en homenaje al Festival de Cannes.

Sus tres últimas creaciones merecen un capítulo aparte: Shirin (para algunos insufrible, para otros una obra de arte es una experimentación fílmica más cercana al vídeo arte en el que contemplamos durante al menos hora y medio los rostros en primer plano de varias mujeres iraníes acudiendo al cine. Sus lágrimas, sonrisas, sus gestos, todo lo provocan las imágenes que están observando. Kiarostami es un maestro del cine y también de la enseñanza. Maestro de maestros. Copia certificada fue su primer trabajo con actores profesionales y le valió a Juliette Binoche el premio a la mejor actriz del Festival de Cannes, con una rocambolesca historia que jugaba a ser Rosellini y que según nuestro amado Luis Martínez (de El mundo) lo bordaba:

“Kiarostami, juega a ser Roberto Rossellini… y lo borda. (…) una obra maestra, (…) el propio cine se ilumina en un ejercio autorreflexivo, gozoso y, dígase ya, genial.
Por último, Like someone in love, no consigue despegar como se esperaba, pero Kiarostami parecía haber encontrado otra etapa, iniciada con Copia certificada. Like someone in love explora la prostitución, las distintas generaciones, la sociedad alienada y capitalista, etc.

El cine de Kiarostami fluye entre el realismo y la lírica, entre la poesía y el documental. Su estilo visual también se encuentra a caballo entre la ficicón y el documental y se recuerda y se recordará el uso del tiempo en sus cintas. Desde secuencias en tiempo real y con abundantes reflexiones hasta diltaciones temporales donde la didáctica vuelve a cobrar protagonismo. El cine, el metacine, la poesía, la educación, el mundo, le llora a este cineasta. Y si no has visto aún nada de Kiarostami, corre a hacerlo. Sino, ten por seguro, que el viento también nos acabará llevando a nosotros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *