Foxtrot (Samuel Maoz, Israel, 2017)

Se estrena en nuestro país la cinta israelí Foxtrot, que supone la consagración del cineasta israelí Samuel Maoz, que nos regaló hace años Lebanon, película que consiguió el León de Oro en el Festival de cine de Venecia.

Foxtrot se cayó a última hora de la lista de películas nominadas a mejor película extranjera en los oscar, pero no porque no tenga calidad, sino por su incomprensible inoperancia.

La película es una tragedia clásica en tres actos completamente autorales con el género bélico como nexo de unión y con la pérdida y el duelo como telón de fondo. Pero el genero bélico en su versión más pacifista, humana y observadora. No le interesa a Maoz hablar de ningún conflicto en especial; sino indagar en el sufrimiento que puede provocar cualquier conflicto bélico. No obstante, cada acto de la película tiene un tempo y un género diferentes:

Si en el primero asistimos a un drama clásico con una dirección más proclive al lucimiento, más llena de movimientos de cámara donde el sufrimiento y la culpa son los leitmotivs; en el segundo nos acercamos a la guerra sin estar en las trincheras: aparentemente no hay conflicto porque estamos simplemente en un puesto fronterizo; con jóvenes casi púbers, dejando pasar el tiempo, con su mirada puesta en la vuelta a sus reconfortables viviendas, más lejanas emocionalmente de lo que en realidad se encuentran. En este tramo el tono es más bélico pero también algo más jocoso, como si Jarhead pasara por Lebanon. Del dolor del duelo se pasa al dolor de la espera y al suspense del miedo aque algo inevitable ocurra. Con una dirección más funcional y menos vistosa se nos explica el baile foxtrot que da título a la cinta.

El foxtrot es 1 Baile de pareja que se ejecuta con pasos rápidos y cortos y que se puso de moda en los años veinte. y 2 Música de ritmo alegre en compás de cuatro por cuatro que acompaña a este baile.

En el tercer acto asistimos a la resolución del conflicto, con una mezcla de tonos, quizás el peor acto de todos, pero con la voluntad de demostrar que detrás de toda experimentación narrativa y formal se instala para quedarse un autor con todas las letras, que demuestra una profunda mirada que recaba algunas ideas de los imaginarios de Jean Pierre Jeunet o de su compatriota Ari Folman.

Sinopsis: Una familia con problemas tiene que afrontar los hechos después de que algo salga terriblemente mal en el lejano puesto militar donde está destinado su hijo.

Premios
Festival de Venecia: Gran Premio del Jurado
National Board of Review (NBR): Mejor film extranjero
Satellite Awards: Nominada a mejor película de habla no inglesa
NOTA: 7,5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *