Filmadrid 2017 Día 5: Foco Comedia iraní + James Benning

  • FOCO COMEDIA IRANÍ

Una de las secciones estrella de este año y un foco potente y ambicioso. Para quitarnos la idea de que como dice Javier H. Estrada, en el cine iraní sólo se hacen drama, Filmadrid nos ha traído un cine que desde los 80 se centra en la comedia y el absurdo. De ellas hemos elegido dos cintas para comentarlas:
THE TENANTS

Ni siquiera había nacido cuando se realizó esta película que cuenta como dos hermanos se disputan una casa en la ciudad de Teherán. Solo serán capaces de solucionar sus diferencias tras una serie de peripecias con los inquilinos del edificio.Presentada por un profesor de la Carlos III admirador profeso del cineasta iraní Dariush Mehrjui, nos advirtió de que era una película con mucho diálogo y que nos costaría seguir los subtítulos pero que nos olvidáramos y nos centráramos en lo importante: Los personajes y sus lugares, porque ese era el cine de Meherjui. Lo hicimos y pasamos una tarde super entretenida y además pensando en el gran número de películas extranjeras que por pertenecer a géneros cn los que no estamos familiarizados (según las nacionalidades) no sólo no nos llegan sino que no sabemos siquiera de su existencia. ¿Se imaginan una película de ciencia ficción de Congo?

A DRAGON ARRIVES

Si el año pasado Jerzy Skowlimovsky cerró con 11 minutos la segunda edición del certamen, este año lo suyo era que se cerrara con una peli que perteneciera al foco de Comedia iraní. La peli fue proyectada en Berlín del 2016 y consiguió también el año pasado el premio a la mejor película de la sección Noves Visions del pasado Festival Internacional de cine fantástico y de terror de Sitges. Casi como si fuera una peli surcoreana, se nos prometía una unión de géneros tan explosivos como increibles: Ciencia ficción, metacine, falso documental, thriller, fantástico, aventuras, Noir…

La cinta finalmente es un compedio de todos ellos y un disfrute para el espectador ávido de nuevas propuestas. Las persecuciones en vez de ser de caballos son de camellos, el terror viene con los sonidos y los temblores de tierra provocados por un “dragón”, etc.

La sinopsis desde luego prometía: Un Chevrolet Impala naranja, conduce a través de un cementerio hacia un naufragio en mitad del desierto. Es 22 de enero de 1965. El día antes, el Primer Ministro iraní es asesinado frente al Parlamento. En su interior, un prisionero político desterrado se acaba de ahorcar, dejando la paredes de su celda llenas de simbolos extraños y citas literarias. El inspector Babak Hafizi se hace cargo de la investigación, ayudado por un ingeniero de sonido y un geólogo en un caso que se prolongará sin resolver, cincuenta años después.

 

  • JAMES BENNING

El máximo exponente del cine estructuralista y que filma Norteamérica como nadie es un coñazo de principio a fin. No hemos nacido para este cine, desde luego. Habrá quien lo sepa valorar e incluso habrá un público que se embelese por sus imágenes. Nosotros hemos visto dos piezas, ambas de 2016: la primera duraba 45 minutos. En pantalla sólo veíamos unas camisetas colgadas para secarse en medio de un campo de norteamérica. La única narrativa visual durante esos 45 minutos es el viento, que puede hacer las ropas moverse unos centímetros. Por fortuna, al cineasta se le ocurre acompañar ese larguísimo plano fijo del sonido de una radio encendida con el programa All Things Considered de la emisora NPR en directo. Era el 2 de diciembre. Interrumpieron el telediario porque había noticias de última hora en San Bernardino. Al finalizar la grabación 12 personas habían muerto y 2 de los sospechosos también. Llevaba por título Fresh Air.

La segunda se llamaba Messuring change. Lo más emocionante en estos 61 minutos de metraje, es ver como algunos sujetos empiezan a ocupar partes de la pantalla como hormiguitas. En una de sus ocasionales expediciones a Utah, donde la enorme escultura Spiral Jetty (1970), obra de Robert Smithson, se extiende agua adentro en el Gran Lado Salado. El bajo nivel del agua dejaba al descubierto la gran mole del Jetty. Con tomas inmóviles e imperturbables, que se han convertido en el sello de identidad del director, su película Measuring Change captura dos periodos de 30 minutos de aquel día, empezando a las 8:57 y a las 13:12 respectivamente. Se hace soporífera con todos los perdones para sus admiradores y programadores. Insufrible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *