Filmadrid 2016: Un festival arriesgado + Inauguración con Francofonia

Empieza hoy el que quiere ser el referente del cine de autor tanto en nuestra capital como en toda España. Este año y en esta II edición, aumenta la oferta y hay varias proyecciones especiales entre las que destacan la inauguración con lo nuevo de Sokurov que pudimos ver en Zabaltegui en el Zinemaldia Festival Internacional de cine de San Sebastián. También concursó en el Festival de cine de Venecia: Francofonia proviene del autor de la magistral versión de Fausto que con una dirección sublime consiguió el León de Oro en Venecia en el año 2011.

El problema de Filmadrid es precisamente saberse conocedor de un secreto que solo pronunciamos a hurtadillas nosotros los críticos: Su cine no es para todos los públicos. Mas bien, su cine solo es apto para los críticos y para algunos espectadores abiertos y con espíritu crítico.

Lo cierto es que tiene una programación demasiado arriesgada y unas actividades culturales fascinantes pero poco comerciales. Aquí los maestros no vienen a un photocall ni salen de la ultima mega-producción de Hollywood ni llenan carpetas adolescentes. Aquí los maestros son figuras que van innovando el mundo del cine casi desde las sombras. Cineastas y amantes del séptimo arte que van a impartir clases magistrales o van a realizar alguna performance por el centro de nuestra ciudad; locutores de radio que van a desengranar los resortes de algunos cineastas casi desconocidos a los que se dedican las retrospectivas o programadores irredentos que desean encontrar en esta fiesta su rinconcito cinéfilo.

Eso es lo bueno y lo malo que tiene Filmadrid. No es como los demás sin duda y le va a costar encontrar su público lejos de estudiantes y amantes del cine o carne de cineclubs o filmotecas. Pero en cambio, su programación es valiente, transgresora, apuesta por las sinergias cinematográficas y pretende revolucionar los públicos y la forma de enfrentarse diametralmente a la pantalla.

Ademas de la peli de Sokurov, en la Filmoteca Cine Doré, se podrá ver lo último del grandioso documentalista Frederic Wiseman (La danza, National Gallery) o del polaco Jerzy Skolimovski. 

Los focos o retrospectivas se hacen a tres documentalistas bastantes conocidos: los italianos Pietro Marcello y Julio Bressane y el belga Boris Lehman, que no tiene nada que ver con la compañía homónima.

Las sedes siguen siendo las mismas que en la primera edición: Cine Paz, Cines Conde Duque Alberto Aguilera, Cine Doré de Madrid, La casa encendida; a las que se incorporan la Neomudejar o la Librería ocho y medio, donde se mantendrán encuentros con los cineastas y se grabará algún programa de El séptimo vicio.

LA INAUGURACIÓN DEL II FILMADRID:

Francofonia (Alexander Sokurov, Francia) inaugura este año Filmadrid, con la promesa de una película diferente, irónica pero a la vez pesada y muy poco ágil. Lo malo de Francofonia es no haber dormido demasiado antes de su proyección y lo bueno es que asistimos a una clase de historia y de arte, como si nos colocáramos entre las cuatro paredes que regentan una de las mayores pinacotecas del mundo: El museo Louvre de París.

Frente a la guerra, humanidad; frente a la destrucción: Arte. Frente al analfabetismo y la barbarie: Defensa de la cultura. Francofonia es una pieza única de ritmo lento que acompaña sus reflexiones con una banda sonora clásica y una narración en primera persona. Los nazis ocuparon Paris, pero no pudieron hacerse con el Louvre.  De obligado visionado para amantes del arte, Sokurov nos ayuda de una forma evocadora pero con un ritmo quizás demasiado lento a valorar la cultura y el arte como modo único del ser humano.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *