En lugar del Sr Stein (Stéphane Robelin, Francia, 2017)

Surtsey Films estrena el 25 de agosto esta comedia ñoña francesa, realizada con el mismo patrón que todas las comedias francesas insulsas que llegan a nuestras salas sin ton ni son. Protagonizada por Pierre Richard (de lejos lo más convicente y mejor de la película) y bajo la batuta de Stéphane Robelin (Y si todos vivimos juntos?) en la que ya exploraba los sentimientos y las relaciones y la necesidad de acompañamiento en las personas de avanzada edad. 

La premisa no era mala. Un anciano comienza a recibir clases de informática y al descubrir internet cuelga su perfil con otra foto en una página de citas. Su cita, una joven super atractiva queda con el que es el profesor del anciano. Pero los dos sienten algo por esa mujer que al conocerles a ambos también profesa esos sentimientos. Una comedia romántica de enredo que en manos quizás del maestro Ozon hubiera sido una película francesa al menos interesante.

¿Por qué no lo es? De todo este lío, lo único bueno que sacamos es la entregada interpretación de Pierre Richard, un septuagenario que parece realmente ese abuelo perdido tras enviudar que realmente sueña con encontrar de nuevo el amor, con sentirse arropado, acompañado, valorado, quizás en sus últimos días.

null

Decían en una crítica de RTVE, firmada por Ana Belén García Flores, que este Sr Stein era un trasunto simpático de Cyrano de Bergerac en el Siglo XXI. Pues bien, ni eso le veo yo por ninguna parte.

Rondando el amor desde los vericuetos de la sociedad de la información desinformada, ya que hay franjas de edad a la que esa comunicación internacional e instantanea todavía no ha llegado, el amor recorre cada poro de esta película que descansa sobre los hombros del cómico Pierre Richard, quie redescubre la vida a través de la ilusión y las cosquillas de ese nuevo amor. La brecha generacional se hace evidente y el triángulo de amor, es ahí donde más vemos a Ozon, es inevitable.

Sinopsis: Pierre, viudo y jubilado, no sale de su casa desde hace dos años. Poco a poco descubre las alegrías de Internet gracias a Alex, un joven contratado por su hija para enseñarle los conceptos básicos de los ordenadores. En un sitio de citas, una hermosa joven, Flora63, le ofrece una primera cita.

Nota: 4.5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *