El justiciero (Eli Roth, Estados Unidos, 2017)

Eli Roth (Hostel, El infierno verde o TocToc) regresa de la mano del vengador por excelencia: Bruce Willis en una nueva adaptación de la novela homónima de Brian Garfield, que ya fue llevada al cine por Michael Winner en El justiciero de la ciudad, la película protagonizada por Charles Bronson en 1974.

Eli Roth, que nunca fue un cineasta medianamente interesante, aunque alcanzó la fama con la saga gore de Hostel y después con otros pseudoespectáculos de terror como El infierno verde o uno de los dos segmentos de la película que compartía con Tarantino: Grindhouse. Planet Terror; está perdiendo el norte desde hace años. Se quiere alejar de la violencia explícita y del cine comercial que le dio a conocer, para acercarse más al thriller de autor del que directamente no conoce fórmulas y en el que jamás podrá realizar una película consistente, porque carece de lo más importante: alma, en el mundo cinematográfico más entendido como: Una mirada particular.

Bruce Willis por su parte no sabe hacer otra cosa que de sí mismo. Se que muchos dejarán de seguir mi página después de este comentario, no quiero ofender, sólo constatar un hecho. Bruce Willis es tan cara palo como Mark Whalberg, el cara palo por excelencia y a algunos pasos de Matt Damon, en el que empieza a atisbarse un mínimo de fluidez expresiva,

Aquí se juntan los dos espécimenes y no con un texto nuevo, sino con un texto que primero fue novela y después fue adaptada al cine con malos resultados en 1974. Un remake 100% innecesario que no aporta nada nuevo ni creible al relato, que es inverosimil a marchas forzadas y absolutamente ridículo en muchos momentos. En el thriller de Roth no existe el suspense, no se genera sensación de persecución ni a través del ritmo, ni de la música ni de un guión que va a trompicones y que está repleto de lugares comunes y de maniqueismos varios. Tampoco funciona el ritmo ni las formas, éstas últimas parecen expresar el relato de una manera dramática hasta adentrarse en escenas gore innecesarias, provocadoras y que sólo se comprenden viniendo de quien vienen.

Nunca creí que fuera a decir esto, pero prefiero 1000 veces al Eli Roth lleno de vísceras, gore, teenager, de viajes donde todo el mundo acaba mal, al Eli Roth cercano a Scream o a los slashers…que un intento de algo que no podrá ser nunca. Toc, toc, Eli Roth, sería mejor que abandonaras este camino. Gracias.

 

Sinopsis: Paul Kersey (Bruce Willis) es un famoso cirujano que vive con su familia en Nueva York. Un día, su esposa (Elisabeth Shue) y su hija (Camila Morrone) son brutalmente atacadas en su casa. Paul, que siempre había sido un tipo tranquilo, siente cómo la sed de venganza va apoderándose de él. Con la policía sobrecargada de crímenes, decide tomar la justicia por su mano e ir en busca de los agresores de su familia y de paso enfrentarse a todo tipo de criminales de la Gran Manzana. A medida que las víctimas acaparan la atención de los medios, la ciudad se pregunta si este vengador es un ángel guardián… o un simple justiciero.

Nota: 4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.