El hijo de Jean (Philippe Lioret, Francia, 2016)

La búsqueda del padre  nunca es ni será lo mismo que aquel viaje emocional que era El regreso que se alzara en el año 2003 con el León de Oro del Festival de cine de Venecia. Lo que sí es cierto es que Phillip Lioret consigue adaptar la novela de Jean-Paul Dubois Si ce livre pouvait me rapprocher de toi, publicada en 1999 a su manera, ya que como él mismo afirma, poco queda realmente de la novela en el guión que después se ha logrado rodar.

Pierre Deladonchamps es el protagonista de esta historia. También lo fue de El desconocido del lago que dio a conocer internacionalmente a Alain Giradeau y aunque las dos son noirs, el tono de la película que nos ocupa es mucho más intimista y familiar.

Cierto que en el tramo final, el espectador se sorprenderá ante una revelación que resulta tan increible como previsible para el espectador aventajado. Pero no es suficiente. La cinta es sosa, sales igual que entras de una historia que si tienes suerte te acabará conmoviendo en alguna ocasión, pero los protagonistas parece que no tengan sangre en las venas.

¿Qué hubiera sido de esta historia si el protagonista tuviera algún escarceo amoroso en aquel viaje familiar inesperado a Canadá? ¿se imaginan una escena subida de tono entre el recatado protagonista y alguna canadiense que se le cruzara por el camino? La película sería otra, pero seguramente tendria algo que aportar.

Sólo con buenas intenciones, con un guión bien entrelazado, con aspectos que se irán descubriendo en el tramo final no se gana al espectador.

El realizador de En tránsito o Welcome no cuaja al realizar esta nueva historia pero si se consigue dinamismo en una historia meramente arquetípica al cambiar de Francia a Canadá.

Premios: Premios César: Nominada Mejor actor (Deladonchamps) y actor sec. (Gabriel Arcand)

Sinopsis: Mathieu tiene 33 años y vive con la incógnita de no haber conocido a su padre. Su madre siempre le dijo que fue fruto de una aventura de una noche. Una mañana, en su apartamento de París, recibe una llamada de Canadá de un desconocido que dice ser amigo de su padre, que éste ha fallecido, y que le quiere enviar lo que aparentemente le ha dejado en herencia: un cuadro. También le dice que tiene dos hermanos. Movido por la curiosidad, decide viajar a Montreal para conocer a esa parte de su familia que vive allí, que no serán, ni mucho menos, los que Mathieu esperaba.

NOTA: 5,5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *