Corto y medio: Los cortos de Álex Angulo (II)

DOCU_GRUPO DOCU_GRUPO

Inauguramos Corto y medio hace tres semanas con  Lucas de Álex Montoya, dentro de Cineysefeliz.  Y de repente de la manera más estrepitosa, en las jodidas carreteras, se mató Álex Angulo. Decidimos desde estas páginas rescatar al Álex más corto  y con un repaso pormenorizado os contamos cuáles fueron los primeros trabajos cortos de este actorazo. Hoy con la ayuda de un sinfín de realizadores y productoras, os hablamos de los últimos cortos que realizó Álex, para que comprobéis por vosotros mismos todas las caras de este intérprete. Son  doce cortos que se completan con esta ristra de hoy. Otros doce trabajos donde Álex Angulo, ese infravalorado actor dio lo mejor de sí  mismo actuando en proyectos nuevos, llenos de ilusión, de gente que sobre todo estaba o está empezando.  

12) Lo que el ojo no ve. José Braña. 2004.

Un árbitro de tercera regional anula un gol del equipo local, con el consiguiente enfado e intento de linchamiento por parte de los aficionados y jugadores del equipo. El árbitro se refugia en la caseta, donde recibe todo tipo de insultos y amenazas.

Con el mismo nombre que un programa de televisión de Canal + que tenía el fútbol como sujeto y objeto, José Braña realiza una sátira social sobre las barbaridades verbales y físicas a las que pueden llegar jugadores y simpatizantes con los árbitros, tras una mala decisión. Angulo hace de Florentino Pérez de tercera. Un presi al que todos quieren, pero que también parece tener mucho que ocultar.

 

13) Dientes de leche. Claus Groten. 2004

De noche, tres niños realizan un siniestro ritual mientras recuerdan las mentiras de sus padres.

La aparición de Álex Angulo en este cortometraje de terror es casi anecdótica. Pero vuelve a dotarla de un espíritu novelesco, casi de fábula entre las tribulaciones de un niño obsesionado por descubrir los secretos mágicos de quiénes portan los regalos en navidad. Y si los niños dan miedo siempre, aquí se le dala vuelta a la tortilla, ¿qué pasaría si no se creyeran ya nuestras mentiras? ¿hasta dónde llegaría su enfado?

14) A falta de pan. Martín Rosete. 2005.

Cristiano, hombre de firmes convicciones, es la máxima autoridad de su pueblo. Cuando recibe la visita de un forastero, se enzarzará con él en un duelo dialéctico que le hará replantearse sus ideales.

Como bien consigue explicar Tarantino en sus películas, un género no tiene por qué tener los paradigmas y esquemas cerrados que solemos ver en el mismo. Kill Bill es tan western como La diligencia, que conste que no hablo de calidades ni de formas, sólo de géneros. A falta de pan está dirigido por uno de nuestros mejores cortometrajistas: Martín Rosete (Voice Over) y representa las vicisitudes de la autoridad frente a los visitantes; la audacia, la inteligencia, frente a las costumbres y los valores enraizados de las creencias. Angulo está fantástico en ese cristiano convencido.

15) Limoncello. Luiso Berdejo, Borja Cobeaga, Jorge Dorado. 2007

Oeste americano. Un pueblo cualquiera. Un predicador al que le cuesta dormir (A Good Man). Una chica y un subnormal en busca de un mapa (Dio vi benedica a tutti). Un sheriff que no se lava (Río Puerco). Polvo, sangre seca, caballos, pistolas, pelos sucios, sudor, abrevaderos… Tres historias del Oeste.

Y hablando de western, aquí viene otro por partida triple. Para que luego digan que en nuestro cine se hacen siempre las mismas cosas. Tres grandes cineastas para coger cada uno una historia y dotarla de fuerza. Limoncello es una delicia del oeste venida de España.

16) El hueco de Tristán Boj. Paula Ortiz. 2008

Un niño desea la avioneta del escaparate de una juguetería, pero el dueño de la tienda no se la vende, porque esa avioneta no es para él.

Prepara ahora mismo Paula Ortiz, ultima sería mejor decir, la que posiblemente sea la película más sensible y bella del año que viene en el panorama nacional: La novia, una adaptación de Bodas de sangre, para la que se ha rodeado de un equipo con alma, garra y mucho entusiasmo. Paula es también la responsable de una delicia titulada De tu ventana a la mía, que cualquier cineasta querría haber tenido como ópera prima. Entre sus principales cualidades están las de contar emotivas historias casi como cuentos; sin caer en el sentimentalismo barato pero de la manera más poética y visceral. Álex Angulo es el dueño de esa tienda, de esos muñecos, de esas marionetas, el mismo que explica al niño que cada objeto tiene un dueño y que arrebatárselo puede provocar un dolor emocional difícil de superar.

17) Qué será de Baby Grace?. Armand Rovira. 2009

Un hombre obsesionado con Grace Kelly nos conduce a este corto “hitchcockiano” a base de tijeras, escopetas y fotografías.

El Álex Angulo más obsesivo, más inquietante, el más friki y aparentemente más ermitaño. Un hombre fanático de Grace Kelly, apunto de conocerla. Atención al momento en el que a través de la proyección de una película y de la sobreimpresión en la lámpara de luz de una foto suya, parece que la réplica a Grace Kelly se la haga el propio Álex Angulo. Sin duda, un momento para el recuerdo que nos invita a pensar todas las fronteras que Álex Angulo nunca cruzó en la interpretación, pero que podría haber hecho siempre que hubiera querido.


¿Qué será de Baby Grace? por acib

18) Enarmonía. David R. Losada. 2009

Enarmonía es, a la vez, una historia y cuatro historias, a través de las cuales atendemos al unísono a varios personajes: Rebeca, Oscar, Philippe, Francis. Todos ellos caminan a un mismo punto, o quizá es que, realmente, provienen de un mismo punto.

Curioso este corto desde el punto de vista del guión cinematográfico. Varias historias desde distintos puntos de vista, y cuando algo no funciona se cambia, se modifica o simplemente se elimina. Hay personajes en guión completamente anecdóticos y hay algunos que no sirven ni para avanzar la trama. Enarmonía parece una clase de guión acelerada donde se dan cita Secun de la Rosa, Álex Angulo o Gorka Otxoa.

19) La mujer del hatillo gris. Luis Trapiello. 2011

España. Años 40. A través de la llanura castellana, bajo un sol abrasador, una mujer se dirige a la Prisión de Ocaña, para visitar a su marido preso.

Quizás el cortometraje con mayor producción de los presentes. Maria Botto busca a su marido en la prisión en plena represión franquista. Su mirada, su dolor, sus preguntas y su deambular esperando encontrarle se cruzan con los de una España cañí, oscura, vacía, sin ningún tipo de resquemor ante la sangre, ante el olvido, ante la aniquilación de presos políticos. El papel de Álex Angulo es el del “conserje” en la cárcel, el que debe decirle que ha ocurrido con su marido o dónde está. Fantástico corto que debería ser más conocido.

Cortometraje (Castellano con Subtitulos en Inglés) from La Mujer del Hatillo Gris on Vimeo.

20) Desastre(s). Iván Cortazar. 2011

Iván es un desastre. Al igual que la alopecia, es herencia genética de su padre…

Una serie de catastróficas desdichas hacen que los destinos de Iván, de su padre (Álex Angulo) y de su abuela, sean cada vez más absurdos en un día concreto. Lo que empieza con unas llaves de un coche vacía acaba con un thriller cómico en el que la presencia de una estupenda abuela encarnada por la protagonista de 80 egunean (a quien tuvimos la oportunidad de conocer), es clave para que la cinta no caiga en el mayor de los ridículos. Divertida comedia familiar, donde desastrosos son padre e hijo.

Desastre(s) from Esperanto Producciones on Vimeo.

21) Agua!. Mikel Rueda. 2012

El agua es considerada como un elemento purificador en la mayoría de religiones. No son pocas las doctrinas religiosas que incorporan el ritual de lavado como algo propio. Guille y Alex no se conocen. Pero hay algo que les une. Su pasión por la natación. Hoy tienen competición.

Tuvimos la oportunidad de conocer a Mikel Rueda hace unos años en Ascaso, nos presentó Agua, después de haber dirigido su primera película de encargo: Estrellas que alcanzar; el año pasado vimos Cuando corres, otro cortometraje que tuve la oportunidad de seleccionar también para Ascaso y en este 2014, a finales estrenará, la que es una de las películas más esperadas del panorama nacional: A escondidas, la historia de amor entre dos chicos adolescentes que viene sin tapujos ni miedos. Agua es un maduro trabajo para alguien tan joven sobre la presión, la educación autoritaria y vacía y el mundo de la competición. Los atractivos Álex Batllorí y Fernando Tielve no sólo ponen cuerpo sino alma a unos personajes tocados por la varita para convertirse en difícilmente olvidables. Álex Angulo es el padre de uno de ellos. Una corta pero fantástica interpretación donde Álex supo demostrar que además de su sencillez y su honradez, su mejor cualidad para ser un gran actor, era su capacidad para ser camaleónico.

22) Superdown. Igor García. 2013.

Pablo (un niño de 8 años con síndrome de Down) va al super con su madre un día cualquiera. Quién iba a decirle que, tras un momento de despiste, iba a vivir una pequeña odisea que tendrá que superar sólo y en la que, descubrirá que no todo en el Súper son colores y distracciones, rodeado de extraños… y de niños no precisamente inocentes.

Díficil realizar un corto sobre un niño con síndrome de down y no caer en los tópicos típicos. Álex Angulo trabaja en un supermercado y asiste a la aventura que este niño comienza perdido por el supermercado.

23) Namnala. Nacho Solana. 2014

José es un hombre obsoleto con un negocio obsoleto. Su local, un servicio técnico que en el pasado le hizo sentirse vivo, está a punto de cerrar. Uno de sus últimos días de trabajo José recibe la visita de un cliente misterioso.

En el trailer del mismo vemos a un cabizbajo Álex Angulo, casi a la manera del corto de Paula Ortiz o como si del personaje sacado de La invención de Hugo se tratara. Él arregla objetos en un servicio técnico ya obsoleto. Recibe una visita sí, pero como el trailer indica: Debe dejar sitio a las segundas oportunidades. Una tristeza enorme que éste haya sido el último cortometraje que Angulo nos haya regalado, pero al menos podemos afirmar que no nos ha dejado sólos, nos quedan sus películas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *