Benzinho // Siempre juntos (Gustavo Pizzi, Brasil, 2018)

Benzinho es la segunda película del brasileño Gustavo Pizzi tras Riscado. Se presentó en el Festival de Málaga obteniendo muy buenas críticas y con el Premio a la mejor película iberoamericana y Premio Feroz. Bteam Pictures la estrena ahora en nuestros cines. 

Qué estupidez la española de buscar nuevos títulos a las películas extranjeras. Benzinho en portugués significa cariño. Era tan sencillo como traducirlo directamente o dejar la traducción entre paréntesis: Benzinho (Cariño), pero no, aquí nuevamente optamos por cambiar el título y hablar del mensaje de la película,y nos perdemos como siempre.

El cineasta Gustavo Pizzi contó en una entrevista telefónica en El País que su hijo de tres años le contestó a su maestro que la familia era para él un grupo de amor. Benzinho sólo nos habla de eso, de la unión de cada miembro, de las madres como superheroinas de un núcleo familiar que muchas veces está fragmentado o en proceso de descomposición. Con una enorme Karine Teles, que descubrió el propio Pizzi en la ya comentada Riscado y que posteriormente hemos podido disfrutar en O lobo atras da porta o en La segunda madre; la cinta se convierte en una nueva sorpresa para el cine brasileño, tras las ausencias notables de los últimos años de dramas sobresalientes como los que antaño realizaron Walter Salles (Estación central de Brasil) o Fernando Meirelles (Ciudad de Dios).

La vida es fulminante. Pasa como un rayo. Un día creas una familia y al día siguiente el pollito adolescente desea alzar el vuelo y crear la suya propia. La sensación es de desasosiego, tristeza profunda y de melancolía: cualquier tiempo pasado fue mejor. No siempre, por supuesto, pero las madres se toman esa partida con especial sensibilidad. Benzinho es una película sobre ese núcleo de amor del que hablaba el hijo de Pizzi, es una demostración de que todos están para todo, aunque muchas veces ni se sepa cómo. Y de cómo la propia vida se cuela por entre las rendijas de cada hogar atrayendo más problemas y también más emociones.

Pizzi también acierta al presentar como subtrama los malos tratos que la hermana de la protagonista recibe de su marido y como el apoyo familiar, la huida hacia adelante y el cariño del título hacen que todo quede en un segundo plano. Un poco naif y de cuento de hadas pero se entiende el enfoque metaforíco.

Con un guión bonito, unas subtramas conseguidas, unas interpretaciones que son lo mejor de la película y una dirección que no intenta destacar por encima de la historia, ¿por qué la película no emociona lo suficiente? ¿Por qué no permanece en nuestras retinas? ¿Por qué a pesar de estar bien hecha y de tener tan buenas calidades está condenada al cajón del olvido? Quizás habría que preguntarse qué es lo que la hace única, diferente, emocionante. ¿Recordáis las familias de Kore Eda, incluso en Nadie Sabe? ¿Recordáis las familias de Ozu, de Yoji Yamada o incluso de El padrino? ¿A que recordáis los personajes salvando las distancias de Forrest Gump, Big Fish o de La vida es Bella? Billy Wilder decía que para que alguien recordara a un personaje había que hacerlo único. Y aquí, sin duda, no pasa.

La película es humanista, es sensible, es bonita, y habla de un conflicto internacional y perpetúo, pero no nos conmueve porque sus personajes no son únicos. Sus desarrollos son tan esquematizados como previsibles. Asi que sigue siendo un problema de guión. Eso no quita para que sea una mala película. Pero con Benzinho, Pizzi, podrías haberlo hecho mejor.

Premios: Festival de Málaga: Mejor película iberoamericana. Premio Feroz de la crítica

Sinopsis: Irene es una ama de casa de Rio de Janeiro, que tiene cuatro hijos y ha acogido a su hermana y su sobrino, víctimas de malos tratos. Junto a su marido forman un clan muy unido pero han de lidiar con muchos problemas en su día a día.

Nota: 6.5

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.