Alpha (Albert Hughes, Estados Unidos, 2018)

Sony Pictures Realising estrena esta película ambientada en los clanes del Paleolítico Superior Europeo, hace más de 20000 años. 

Dirige Albert Hughes (Desde el infierno, El libro de Eli) y trae un poco de luz a su particular universo de la noche. Kodi Smit-McPhee (The road, Déjame entrar, Slow West) es el protagonista de este drama de acción que recuerda salvando las distancias al cine naturalista realizado por Gerardo Olivares, a su EntreLobos particularmente.

La típica historia de patito feo dentro de un clan. Un humano varón que por su extrema sensibilidad y por su profundo conocimiento y saber, es incapaz de hacer daño a la naturaleza, ni siquiera por su propia subsistencia. Es así como dado por muerto y después de luchar por su propia vida, comienza a hacerse amigo de un lobo, que en un principio intenta morderle y después se convierte en su fiel escudero hasta que finaliza el metraje. En su salvador, su protector y su ángel benefactor.

Una película maniquea y facilona que puede servir como vehículo educativo para familias que quieran inculcar el amor por la naturaleza a sus retoños. Pero donde en Olivares, todo es natural, valga la redundancia, en Alpha todo está generado por ordenador, tratado y postproducido. Y el resultado final se ve lastrado por esta manipulación visual.

Esta historia está escrita por el director y por el guionista debutante Daniele Sebastian Wiedenhaupt, claramente inspirada en Colmillo blanco de Jack London. Con las fuertes nevadas glaciares y las lluevias torrenciales además de la flora y la fauna haciendo de las suyas y luchando por su propia supervivencia, Keda deberá hacerse amigo de una especie a la que está condenado a entenderse, como es la del lobo.

Casi a la manera de un Ice age en imagen aparentemente real y con los vericuetos de En busca del fuego, se nos relata esta historia en ocasiones amena y en otras trepidante, en la que lo mejor es la sobrecogedora fotografía y un Kodi Smit-McPhee que pese a su juventud es capaz de mantenerse hora y media en la retina de los espectadores. Aunque todo lo contado ha sido mil veces visto. Para películas sobre el amor hacia los animales mejor vean Entrelobos, Umberto D, o La princesa Mononoke, por ejemplo.

Además curioso es que en una cinta tan supuestamente naturalista y protectora de la fauna medioambiental, una asociación como Peta ha pedido boicotear la película: Dice que varios bisontes fueron sacrificados n el set de rodaje.

Sinopsis: Una aventura épica y una historia de supervivencia ambientada en Europa hace 20.000 años, durante la última glaciación. En mitad de su primera cacería con el grupo de élite de su tribu, un joven es herido y dado por muerto. Al despertar se encontrará débil y solo, y deberá aprender a sobrevivir y abrirse camino ante la dura y cruel naturaleza. Acompañado a regañadientes de un lobo abandonado por su manada, los dos aprenderán a confiar el uno en el otro, convertirse en aliados y superar los innumerables peligros para, contra toda posibilidad, encontrar el camino a casa antes de que llegue el letal invierno.

Nota: 5.5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.