64º Festival de San Sebastián. Día 6

  • UN MONSTRUO VIENE A VERME

Que pesadito es Bayona de verdad. Con lo felices que nos hizo al rodar Penny Dreadful porque dejaba de estrellarse en nuestras taquillas (en el techo digo) con una superproducción de Telecinco. La peli es lo que se esperaba, insulsa, ñoña, facilona, se aprovecha de la enfermedad para hablar de un cuento infantil. Cuidado porque Bayona es especialista en descubrir chavales, ya lo hizo con Tom Holland y ahora es Spiderman. Algo bueno tenía que tener el catalán. Que no, por Dios, vean Penny Dreadful y entenderán que claramente nos encontramos ante un buen cineasta, aunque no lo pareca.

Tras la separación de sus padres, Connor (Lewis MacDougall), un chico de 12 años, tendrá que ocuparse de llevar las riendas de la casa, pues su madre (Felicity Jones) está enferma de cáncer. Así las cosas, el niño intentará superar sus miedos y fobias con la ayuda de un monstruo (Liam Neeson), pero sus fantasías tendrán que enfrentarse no sólo con la realidad, sino con su fría y calculadora abuela (Sigourney Weaver). Con este nuevo trabajo J.A. Bayona cierra su trilogía sobre las relaciones maternofiliales, que inició con “El orfanato” y continuó con “Lo imposible”.

 

  • AFTER LOVE

Lafosse presenta esta cinta sobre un matrimonio derruido que sigue viviendo en una misma casa. Atención a Berenice Bejo y a un guión simple pero complejo sobre los tejemanejes de una pareja que ya no se quiere para quedarse al cuidado de sus hijas. Después del amor, ¿qué queda?

Después de 15 años juntos, María y Boris se separan. Ella fue quien compró la casa en la que vive con sus dos hijas, pero fue él quien la ha reformado completamente. Ahora se ven obligados a vivir juntos allí, ya que Boris no tiene los medios para pagarse un alquiler. A la hora de hacer cuentas ninguno de los dos quiere dejar de lado lo que considera haber aportado.

 

  • YO, DANIEL BLAKE

No nos lo podíamos creer en mayo, cuando Ken Loach se alzó con la Palma de oro por segunda vez tras la mucho más lograda pero tampoco exquisita El viento que agita la cebada. Le ganó la palma a películas como Paterson, Aquarius o Tonnie Erdmann, que sin duda le daban mil vueltas al Daniel Blake que nos ocupa. En una de las ediciones con mejores títulos de la sección oficial que recuerdo y con peor palmarés quizás de su historia. Pero claro, juzgar sin conocer… Teníamos algo de ganas de ver Yo, Daniel Blake y alguna ligera esperanza. Pero no se cumplieron. Yo, Daniel Blake es facilona, monótona, repetitiva, Loach conservador, poco arriesgado,

Por primera vez en su vida, víctima de problemas cardiacos, Daniel Blake, carpintero inglés de 59 años, se ve obligado a acudir a la asistencia social. Sin embargo, a pesar de que el médico le ha prohibido trabajar, la administración le obliga a buscar un empleo si no desea recibir una sanción. En la oficina de empleo, Daniel se cruza con Katie, una madre soltera con dos niños. Prisioneros de la maraña administrativa actual de Gran Bretaña, Daniel y Katie intentarán ayudarse mutuamente.

 

  • EL INVIERNO

El invierno llega desde Argentina y ha sido una de las pocas sorpresas en la sección oficial más paupérrima que se recuerda en el certamen donostiarra. Una fotografía cuidada, una historia humana del hoy sobre un hombre que no quiere perder su trabajo y para el que como en Juego de tronos, el invierno llega… Se estrenará en pantallas españolas.

El viejo capataz de un rancho en la Patagonia es despedido de su trabajo. Un peón más joven le reemplaza. El cambio no será fácil para ninguno de los dos. Cada uno, a su manera, deberá sobrevivir al siguiente invierno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *