63º Festival de San Sebastián 2015: Día 3. Anomalisas y botones

Tercer día en el Festival de cine de San Sebastián y hoy hemos visto Sparrows en Sección oficial. La grandiosa Anomalisa ha eclipsado cualquier otro pase aunque la homosexualidad contenida y manifiesta presentada en Barash y Mariposa respectivamente, también ha sido uno de los temas del día. Patricio Guzmán presentaba por su parte, un nuevo documental preciosista y poético, tras su gran éxito merecido: Nostalgia de la luz.

Sparrows.

Esta cinta de Islandia está dirigida por Rúnar Rúnarsson y va derivando con pasos agigantados  hacia el terreno de la iniciación sexual adolescente. Correcta y amena aunque bastante prescindible porque no tiene nada demasiado especial. Su gris ambiente rural, su plana narración y su fotografía fría y vacía no contribuyen a hacer de esta apuesta de la sección oficial, una película ganadora.

Un relato iniciático sobre un adolescente de 16 años, Ari, quien, tras haber estado viviendo con su madre en Reikiavik, es enviado de vuelta a la remota región de los fiordos occidentales para vivir con su padre Gunnar. Allí tendrá que lidiar con una difícil relación con su padre y encuentra cambiados a sus amigos de la infancia. En ese ambiente desesperanzador, Ari tiene que esforzarse para encontrar su camino.

Barash.

Nada nuevo bajo el sol. Quizás lo más interesante de esta suerte de Fucking Amal rodado en Israel sea su propia temática (homosexualidad; para películas fascinantes sobre la homosexualidad en Israel, mejor ver: Eyes wide open)  y encontrarnos con una protesta (ya habitual en este certamen) a la entrada del cine con un grupo de activistas que abogaban porque hubiera películas palestinas en el festival y no del gigante “exterminador” Israel, como venía siendo habitual. La verdad es que a veces mezclar arte y política es necesario para conseguir mejoras y para que los gobiernos apoyen la creación; pero en algunas ocasiones me resulta ridículo. Juzgar una obra o toda la producción autoral de un país por cómo sean sus líderes políticos o cómo se difunda la cultura me parece absurdo. Hacerlo por su calidad, ya es otra cosa. Puede haber buenísimas películas palestinas, también israelies, e incluso de Corea del Norte (si nos llegara). Pero negarse a su difusión o exhibición es algo propio de regímenes totalitarios. Por esa misma razón, la gente no vería películas de Leni Riefenstahl o yo no leería libros de Mario Vargas Llosa porque no comulgo con sus ideas. No lo hago ahora, porque nunca ha conseguido retenerme y fascinarme (he leido La ciudad y los perros y La fiesta del chivo) pero nunca dejaria de leerle sólo por cómo piensa o a quien vota, o con quien se acuesta. Sería completamente disparatado.

Naama Barash es una adolescente de 17 años a la que le gusta beber, las drogas y las salidas con su grupo de amigos. Intenta escapar de una casa donde sus padres siempre están discutiendo y tiene una hermana rebelde enrolada en el ejército que un día desaparece. Cuando una chica nueva llega al instituto, Barash se enamora por primera vez y la intensidad de esta experiencia la confunde a la vez que da un nuevo sentido a su vida.

Anomalisa.

Anomalisa es una película animada para adultos. Recuerda a Her y a las reflexiones a las que llega su personaje protagonista interpretado por Joaquin Phoenix. Anomalisa es una fantástica película que plantea a través del stop motion animado preguntas sobre la existencia y sobre la necesidad de encontrar a un alma con la que interconectar y continuar en nuestra vida, a su lado, con su compañía. El halo melancólico es evidente pero el resultado queda lejos de la sensiblería barata y sencilla.

Charlie Kaufman se une a Duke Johnson y a través de crowfunding y en mucho más tiempo del que esperaba, consiguen levantar una película fascinante y preciosa. La estructura de guión por la que opta Kaufman es mucho más lineal y  simple  que en libretos anteriores.

Así se presenta a un protagonista que tiene que lidiar consigo mismo y con sus fantasmas para poder solventar sus problemas relacionales.

La película tiene por protagonista a un motivador profesional que, cuanto más ayuda a la gente, más monótona y anodina es su vida; todo el mundo le parece y le suena igual. Hasta que la voz de una chica le suena diferente y está dispuesto abandonarlo todo y a todos por alcanzar la felicidad con ella. Película de animación escrita por Charlie Kaufman (Adaptation) con la colaboración de Dan Harmon (creador de Community).

El botón de nácar.

Patricio Guzmán ya no está nostálgico de la luz pero nos regalo otro documental preciosista con una fotografía apabullantemente bella. Consiguió el Premio al mejor guión de la Berlinale, este documental presentado en la sección Horizontes latinos. Fue nominado a mejor documental en los premios César y en los Premios Platino. A veces comparado con el virtuosismo de Malick, Patricio Guzmán crea otra obra llena de poesía. Con un estilo propio y con una mirada fascinante.

El océano contiene la historia de la humanidad. El mar guarda todas las voces de la tierra y las que vienen desde el espacio. El agua recibe el impulso de las estrellas y las transmite a las criaturas vivientes. El agua, el límite más largo de Chile, también guarda el secreto de dos misteriosos botones que se encuentran en el fondo del océano. Chile, con sus 2670 millas de costa y el archipiélago más largo del mundo, presenta un paisaje sobrenatural. En ella están los volcanes, montañas y glaciares. En ella están las voces de los indígenas patagones, los primeros marineros ingleses y también los prisioneros políticos. Se dice que el agua tiene memoria. Este film muestra que también tiene una voz.

Mariposa.

“La película más arriesgada y estilizada hasta la fecha de Marco Berger, una vuelta de tuerca interesante dentro de una filmografía que se va consolidando.”  Alejandro Lingenti: Diario La Nación. Con estas palabras podemos hacernos una idea del camino al que nos conduce Marco Berger, el argentino emperrado en demostrar que hablar de la sexualidad, de sus filias y de sus fobias, no tiene nada que ver con realizar películas irrisorias. Mariposa es un triunfo, quizás no pleno, pero sí interesante, por diferente. Un camino de historias cruzadas que se entrelazan entre el drama, el romance, el sexo y lo fantástico.

Fantasía de ciencia ficción sobre dos mundos paralelos (uno cómico y el otro dramático) en los que el denominado Efecto Mariposa les dará a dos personas una nueva posibilidad de amar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *