63º Festival de San Sebastián 2015: Día 1.Amenábar, Cesc Gay y Hou Hsiao-Hsien

Como siempre estar en San Sebastián aunque no os lo creáis es sinónimo de estrés. ¿Llegará el autobús? ¿Conseguiré cuadrar todas las películas? ¿Me dará tiempo a escribir el post? ¿Cuándo duermo? Hoy os presentamos las primeras cinco películas que vi en el Festival: desde la decepción de Amenábar, a la correcta Truman; la peli llegada desde Austria, la apuesta vasca o el Premio al mejor director del Festival de Cannes. La mayoría se estrenarán, así que os invito a que paséis, leáis y veáis qué podemos esperar.

  • REGRESSION / REGRESIÓN) (Alejandro Amenábar, España)

¿Una de las películas más esperadas del año? Estreno mundial en el Fetival de cine de San Sebastián y no ha entrado a concurso en festivales como Venecia, Toronto o Telluride. Tampoco aquí, ¿entonces qué le pasa a Regression?

Amenábar vuelve a su terreno predilecto, el thriller psicológico. El que le hizo un nombre internacional y el que nos descubrió a un cineasta capaz de realizar un cine de autor reconocido y admirado siguiendo los esquemas de Spielberg, uno de sus confesos admirados.

Se entiende ahora que Regression no concurse en Sitges, ni lo haya hecho en Toronto o Venecia. El producto no tiene mayor relevancia que el de un trhiller americano lleno de clichés. A veces un genio como Fincher nos da resultados memorables en situaciones similares. Pero Amenábar no es Fincher, quizás lo fue, pero muchos después de ver Regression pensamos que ha dejado su ingenio para sus tres primeras producciones.

El guión está estirado y se hace plenamente previsible; los personajes están poco trabajados y caricaturizados en unos tópicos de género que son el hazmereir de muchos críticos. Primero vino Medem, ahora Regression es la segunda gran decepción española del año.

Amenábar nos ha decepcionado y lo ha hecho a lo grande. Con superproducción, en inglés, con actores conocidos (y fantásticos aunque esta vez sobreactuados y mal dirigidos) y con una serie de clichés muy prescindibles en un cineasta hasta ahora audaz. Quizás lo más irritante sea una construcción de los personajes paupérrima. Los caracteres interpretados por Ethan Hawke y Enma Watson quedan completamente desdibujados y sus interpretaciones están muy por debajo de sus posibilidades. Resumiendo: Ella se pasa toda la película llorando y él gritando y atemorizado. Lo único que consigue inquietar es el sonido exacerbado y marcado en algunos planos. Cuando él mismo (Amenábar digo) confiesa su rechazo a los sustos. Dice que el terror debe llegar a través de sensaciones… Te suplico que realices una regresión Amenábar, que alguien nos devuelva al gran cineasta que fuiste y que espero pensar, sigues siendo.

 

Se estrena el 2 de octubre en cines. 

 

  • PIKADERO (Ben Sharrock, España, 90 minutos)

En Nuevos Directores, esa sección que alberga la primera o segunda película de varios cineastas, se suele presentar alguna película vasca; el año pasado fue Los tontos y los estúpidos que sí se quedaba en nuestra retina. Pikadero no es una película pesada, pero tampoco ligera. No es una película cómica, pero tampoco trágica. No es una cinta de amor ni tampoco de desamor. Pikadero es un pagafantas elegante, un muchachada nui a la vasca mucho más cuidado y lejano a la grosería. Hablar sobre el estar sólos, sobre el no encontrar pareja. Conociendo a varios vascos sé de buena fé que aquí no es tan fácil. Que en el Pais Vasco es mucho más difícil. Conocer a alguien. Entablar conversación con un desconocido. En definitiva unir tus días y tus problemas a otra persona con las que compartirlos y con la que te puedas calmar. Pikadero hace ese camino, ese recorrido, con una Bárbara Goenaga que destaca y con una escena en un baño público digna de recordar. El resto simplemente se te olvida. Tierna pero prescindible.

PIKADERO – Teaser from Caravan Cinema on Vimeo.

 

  • THE ASSASSIN (Hou Hsiao-Hsien, Taiwán, 120 minutos)

Otra de las cintas más esperadas del año y, sin embargo, nos ha dejado un poco tristes. Vale que el cine de Hou Hsiao Hsien necesita mucho del espectador, pero aquí nos perdemos en un batiburrillo de ideas. La cinta es un prodigio estético, un cuadro en cada uno de sus fotogramas. La dirección, que ganó en Cannes es impresionante y la fotografía, al inicio en blanco y negro inolvidable. Así también destaca la dirección artística lejos de las estridencias de Yimou (aunque en realidad nos embelesen). Aquí el vestuario, los ropajes y los colores son más realistas, estilizados y elegantes. The assassin es una gran acuarela que dura casi dos horas y se hace lenta, como era esperable. Se disfruta eso sí, porque es un prodigio técnico y se acerca y no creo pasarme al Kurosawa de Ran. Para críticos y cinéfilos puede convertirse en uno de los estrenos del año. Y llega en nada.

Premio al mejor director en Cannes. Se estrena el 27 de noviembre en cines.

  • TRUMAN (Cesc Gay, España, 108 minutos)

Si el año pasado La isla mínima, Loreak, Magical girl (que se acabó llevando la merecida Concha de Oro) y la insoportable Autómata fueron la representación española de San Sebastián. Este año lo son Truman, un día perfecto para volar y Truman. Truman capitaneada por Javier Cámara y Ricardo Darín (ambos magníficos comos siempre) se acercan a Umberto D. con un perro bajo el brazo de nombre muy literario. Truman no es Krámpack, no es Ficción ni mucho menos es En la ciudad. No se le debería olvidar a la crítica que el responsable de esta correcta cinta llamada Truman dirigió esos tres triunfos en el pasado, o que por cierto una de las mejores películas españolas de los últimos quince años: En la ciudad, se fue de San Sebastián completamente de vacío. Pero de comparaciones no vivimos los críticos así que analicemos por qué Truman es una buena película, pero no cae del lado de las obras maestras.

El guión es simple, sin muchas florituras y en el fondo muy sencillo, en este caso los personajes sí están bien trabajados y tienen un arco de transformación inteligente y marcado. Y les cogemos cariño sí, pero necesitamos más. La emoción es contenida aunque tiene momentos lindos, sí, lindos. Reivindicamos esta bonita palabra.  Cesc Gay es un gran director de actores. Darín suplica una Concha de Plata. El teatro asoma por cada vericueto, cada hueco. La convivencia, el amor, la muerte, la enfermedad, la compañía y sobre todo la amistad. Más de lo mismo, bien llevado pero no inolvidable. Cesc Gay ha hecho su particular La vida inesperada, pero aquí los diálogos no están impostados y todo es creible y disfrutable. Una bonita cinta que en realidad no da para más.

  • EINER VON US (Stephan Richter, Austria, 86 minutos)

Decir que una cinta de Nuevos Directores se encuentra entre lo mejor del día, cuando se ha visto lo nuevo de Amenábar, Cesc Gay o un gran hit de Cannes, es a priori algo triste. Pero siempre que lo hacemos lo hacemos pensando que venimos para descubrir nuevos cineastas, nuevas miradas, nuevos tiempos. De Austria llega este Uno de nosotros sobre los excesos adolescentes y la ausencia de límites. A la manera pero lejana de un Haneke en sus “fragmentos”; Richter propone el encuentro entre dos seres marginales en una juerga de una noche. Todo acaba en sangre, muerte y una broma pesada mal acabada. Los planos lentos y estilizados recuerdan al Elephant de Gus Van Sant o más aún al Cashback de Sean Ellis que también giraba en torno a un supermercado. No pasará a la historia, pero es una muy recomendable ópera prima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *