14ª Muestra Syfy 2017 Día 2: Corea, tiburones y títulos para olvidar.

La Muestra Syfy posee algo que en cualquier otro certamen cinematográfico es la peor de las características. Casi es mejor encontrarte con una mala que con una buena película. Y los programadores lo saben. La muestra Syfy y lo dice alguien que (acreditado o no) lleva yendo más de siete años es una experiencia en sí misma. Tiene su propio lenguaje, su propia interacción y su propio disfrute. Con una buena película el público se calla y parece que estás en cualquier otro acontecimiento cinematográfico pero cuando te encuentras con una película a la que no calificarías con más de un 1 o un 2 entonces ahí comienza la verdadera experiencia. La experiencia de la gente adelantando acontecimientos, las risas cuando los efectos especiales son bochornosos, las llamadas de atención a la gente que sale de la sala por el reflejo en la pantalla de “la puerta”, los aplausos cuando sale la luna recordando aquel espanto de montaje que abusaba de esos planos atmosféricos para pasar de una escena a otra (Boneboys), otra decepción en mayúsculas…

El tema es que ya hay máximas de la muestra y palabras que si eres ajeno a ella, si vienes por primera vez como espectador. te extrañan, te incomodan, te estresan. Pero si formas parte desde casi siempre es lo que le da realmente vida. Somos unos mandanguers y adoramos a Leticia Dolera (al menos yo), su desparpajo, su naturalidad y esa manera de hablar de lo que le da la gana y como le da la gana en el escenario, aunque le hagan un corte de mangas como sucedió ayer. Y el problema, como os podéis imaginar, es que después de todo esto, el cine ya si eso tal… (como diría Mariano).

Estas son las películas del primer viernes de festival y no me cansaré de repetir año a año que echamos la sesión de cortos de menos, el cine Palafox y la sesión trash entre amigos. Ahí lo dejo…

 

WORRY DOLLS  (Padraig Reynolds, Estados Unidos, 2016)

Podéis ver en el trailer de aquí abajo, incluso en la imagen fija que sale sobre el vídeo que los efectos especiales y el maquillaje se han creado un domingo por la tarde en un garaje entre amigos, pero sin duda lo mejor que tiene esta insoportable película son unos diálogos absurdos, banales y metidos con calzador. Lo mejor o lo único bueno, si se me permite, son los cinco minutos iniciales, donde una chica huye de un pirado con una sierra eléctrica fuera de unos edificios en ruinas. La tensión se nota y el gore apremia. Creyendo que nos íbamos a encontrar con un Martyrs, hemos visto una peli de posesiones de serie B en realidad. Mal, muy mal empezamos. Pero eso sí nos hemos echado unas risas antológicas.

El padre (separado y con una hija) habla con su compi después de mirar una foto de su padre. Ambos son policías:

Padre

Mi padre murió con 72 años.

Compi

¿Vas a llevar a tu hija a Disneyland?

 

Sinopsis: Henry Leonard Bale, un brutal asesino en serie, muere en manos de la policía, pero su legado sigue con vida. Cuando una cadena de crímenes atroces se desata en un tranquilo pueblo, el detective Matt Williams descubre algo aparentemente imposible: todas las muertes tienen su origen en un juego de talismanes que Bale recibió cuando era pequeño. Lo que Williams no sabe es si logrará acabar con la maldición.

 

SEOUL STATION (Yeoh Sang-Ho, Corea del Sur, 2016) Animación.

Seoul Station es una de las películas que más esperábamos en este 2017, una precuela de Tren a Busan del mismo director que ésta y también del responsable de The king of pigs o The fake que tanto hemos mencionado. Y en esta vuelve a sus orígenes animados. Yeoh Sang-Ho es uno de los directores coreanos (del sur claro) con más proyección internacional en la actualidad. Es cierto que de las tres películas animadas es la que tiene menos capas, la más irrelevante pero es incluso mejor que Tren a Busan. Los dibujos siguen atrayéndonos por su estilo pictórico y sus trazos desdibujados, por sus movimiento a tronpicones y no lineal y por su transfondo dramático. Yeoh Sang-Ho sigue hablando de las mismas cosas en esta película: de su visión pesimista del mundo, del patriarcado, del machismo, de la posición siempre dominante de la mujer, de la lucha de clases, de los ricos y de los pobres, de los que viven o creen vivir dejando pasar el tiempo y de los que son zombies de su propia alienación. La estación de Seul es una metáfora de nuestra sociedad, de nuestros miedos, de lo que ocultamos, etc. Y esta es, sin duda alguna, la mejor película que hemos visto este primer viernes de la muestra.

Por cierto, la peli se estrena en cines españoles el 5 de mayo. A por ella.

Sinopsis: Es de noche en Seúl, y la estación central se convierte en un hogar para los mendigos. Uno de ellos muestra síntomas de lo más extraños. Mientras, una chica rompe con su novio y busca refugio en la estación, pero ahí solo encuentra una horda de vagabundos convertidos en zombis. Su padre y su novio deberán encontrarla en medio del caos.

 

47 METERS DOWN (In the deep, Johannes Roberts, Reino Unido, 2016)

47 metros por debajo o como se iba a llamar In the deep (Cambió el título porque previamente a su estreno decidieron estrenar una película cuyo título era Into the deep). E infierno azul (de Jaume Collet Serra) estaba muy cerca. La premisa era sencilla: Dos chicas muy guapas de vacaciones en México sumergiéndose en una jaula unos cinco metros para ver tiburones. La cuerda se rompe y la jaula acaba bajando hasta las profundidades, 47 metros en total. Lo que sigue es una cinta de supervivencia con algunos baches pero bastante bien llevada, porque lo que busca es la tensión y en realidad está bastante conseguida, se sufre, se tiene miedo. Lo peor es que en el guión muchos de los acontecimientos resultan inverosímiles y cierto recurso utilizado al final casi de la película y que siempre nos recuerda a una serie española que estuvo varios años en la pequeña pantalla, la hacen tener nuestra aprobación pero no el notable o el sobresaliente como esperábamos. Las chicas además están simplemente correctas, pero no llegan a destacar sus interpretaciones en ningún momento.

Sinopsis: Durante una inmersión, dos hermanas de vacaciones en México se quedan atrapadas en una jaula de avistamiento de tiburones, con el oxígeno agotándose y rodeadas de peligrosos tiburones blancos. Sin ayuda en la superficie, sin ayuda bajo la superficie.

 

STOP OVER IN HELL (Victor Matellano, España, 2016)

¿De verdad no se hacen mejores películas en España como para estrenar esta mierda? ¿De verdad ningún estudiante de cine puede hacer algo mejor que esto? Es simplemente ridícula. Y mira que Leti la vendió bien y encima estaba en el escenario el gran Colin Arthur que también ha participado en la peli, pero la cinta es insufrible, risible, en un inglés que parece de clases de preescolar, vacía y con un resultado final que está a años luz de una de las mejores películas del año pasado: Bone Tomahawk. Y no me apetece hablar más de ella, porque me cabreo. Decía su director que lo mejor son las interpretaciones de los actores y actrices y mira que amo a Nadia de Santiago, pero no está bien ninguno, aunque ella se salve más o menos. Ninguno sabe hablar un inglés fluido que acabe por lo menos dándonos unos diálogos y unas conversaciones más creibles. La casa es de cartón piedra y las localizaciones que pretenden ser del western americano pueden ser de La pedriza o de alguna montaña almeriense. La verdad es que me importa poco, porque la cinta canta pero mucho (y no, no es un musical).

Sinopsis: En una parada de diligencia en el Lejano Oeste, la inesperada visita de un hombre llamado ‘Coronel’, cambiará su vida pacífica.

 

THE FUNHOUSE MASSACRE (Andy Palmer, Estados Unidos, 2015)

En la sesión bizarra nos hemos topado con este engranaje gore, cómico y pasado de rosca. pero lo hemos disfrutado de verdad porque sólo en un sitio como el Syfy se pueden disfrutar de estas películas de serie B. Nos hemos reido de lo lindo y ha sido una buena sesión, a años luz de la peli de Matellano.

Sinopsis: Tras escapar de un manicomio que permanecía encubierto por el gobierno, seis de los más peligrosos psicópatas asesinos en serie del mundo van directos a sembrar el caos entre unos jóvenes que están disfrutando de la fiesta de Halloween.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *