13º Festival de cine de Sevilla: Sección Nuevas Olas Ficción 1

Al igual que los nuevos cines empezaron a surgir en los años 50 y 60 de la mano de La Nouvelle Vague; el Festival de cine europeo de Sevilla cuenta con una sección paralela de precioso nombre: Las nuevas olas: En ella se engloban producciones tanto de ficción como de no ficción que también optan a galardón y cuya premisa son las nuevas formas y las voces diferentes que con sus creaciones audiovisuales van creando ciertas nuevas miradas en Europa.

  • ALBÜM

La turca Albüm partía de una premisa muy interesante y aunque ha participado en la Semana de la crítica de Cannes y ha sido nominada a la Cámara de Oro del festival galo; no cae del lado de las grandes historias de este festival. Su rocambolesca historia le valió el premio France 4 Visionary Award en Cannes pero al espectador le deja un poco frío.

Una pareja de treinteañeros se dispone a preparar un álbum fotográfico falso de un pseudo-embarazo para probar su vínculo biológico con el bebé que están planeando adoptar.

  • BELLE DORMANT

Dirigida por Adolfo Arrieta, un director en los márgenes del cine español (y francés) y con el cameo de un siempre estupendo Mathieu Amalric, se nos presenta el cuento de La bella durmiente desde la época actual y se mezcla este cuento de hadas con el de un príncipe rico, cansado de ser una cosa y la otra y que busca en su inminente vacío una razón para su existencia: quizás el amor. La película se deja ver sin grandes aspavientos pero huye (y eso es muy loable) de toda la parafernalia y el barroquismo que suele rodear a una adaptación clásica (más aún si se trata de una “película de época). La cinta no termina de despegar por no explorar de una manera mucho más realista el conflicto entre los dos mundos: El onírico (donde duerme la bella) y el realista (del propio rey). Cuando parece que la cinta puede convertirse en algo único. Cuando el príncipe deabula entre los cuerpos dormidos de todo un pueblo y cuando por fin consigue despertarles, la película se termina.

En el reino de Letonia, el joven príncipe Egon pasa sus noches tocando la batería. De día, sólo una idea ronda su cabeza: internarse en el reino de Kentz para encontrar a la Bella Durmiente y romper el hechizo. Pero su padre, el rey, incrédulo de las leyendas, se opone totalmente. Será Maggie, arqueóloga de la UNESCO, quien le proporcionará la clave.

  • DAYDREAMS

Daydreams fue la película elegida por los jóvenes para participar de la sección Nuevas Olas en el Festival de cine de Sevilla. Jóvenes sevillanos con un gusto peculiar, a los que preguntaríamos principalmente qué es lo que vieron en esta cinta y sobre todo si entendieron algo, que nos lo expliquen. Daydreams se hace pesada, vacía, sin alma, sin un rumbo fijo y lo que es más preocupante caótica y aburrida, pero eso es lo que ha querido la juventud y lo que creo que votará el jurado también. Preocupante? Bastante!

Axèle es fotógrafa, Camille, escritora. Las dos se van un año a una estancia en la Villa Medici de Roma. A Camille la acompaña su marido, el reputado escritor Marc Landré. Mientras que una extraña rivalidad se establece entre las dos, Camille se acerca a Axèle. ¿Pero quién es en realidad Axèle? ¿Una artista completa, sin límites, que se confunde con su obra? ¿O el mismo fantasma del lugar? De este año en la Villa Medici, en donde los cuerpos y las almas se liberarán, nadie saldrá indemne…

 

  • DOGS

Premio Fipresci de la Sección Un certain Regard del pasado festival de Cannes, esta cinta rumana también está nominada al Premio Fipresci o Descubrimiento de los Premios de Cine europeo que se entregarán en diciembre de 2016. Además de ser una de las mejores películas proyectadas en cualquier sección del festival, la rumana Dogs se eleva con una mirada propia y deambula por terrenos cercanos al cine de Nuri Bilge Ceylan, en especial Érase una vez en Anatolia. Un thriller violento de naturaleza seca y de recuerdos al western. Tensión, misterio, suspense y algunos planos memorables como el  de un pie amputado preparado para su análisis. Bogdan Mirica realiza un manejo de la puesta en escena brutal, que no necesita ser explícito en su violencia en la mayoría de sus planos. Dogs casi se convierte en una película de terror por el ambiente generado. Sin duda, lo que más miedo puede producir es la locura de los seres humanos.

Roman, un joven de ciudad, va a un pueblo aislado de la región de Dobrogea, cerca de la frontera con Ucrania, para vender el terreno que le ha dejado en herencia su abuelo recientemente fallecido. Roman descubrirá que su abuelo era un poderoso gángster y que la tierra que pretende vender está siendo usada por criminales para sus trapicheos. Roman pronto se dará cuenta de que sus intenciones de vender el terreno le han convertido en el blanco de estos individuos.

 

  • FIORE

Casi de rebote, así fuimos a ver esta cinta italiana y nos encontramos con una grata sorpresa. Una pequeña película a la que quizás le falte una mirada concreta y más riesgo en su desenlace, pero Fiore (que se proyectará en el Festival de cine italiano de Madrid) nos atrapa con una historia de jóvenes descarriados que al conocerse empiezan a encontrar un sentido a sus vacías existencias: a pesar de estar privados de libertad, de ideales, casi de sentimientos; el amor les redime y les activa. Más que el amor, la compañia. Saberse acompañados en el barrizal, en el lodo. Fiore se acaba y pudiendo recordarnos a los Dardenne o incluso a la más reciente Short Term 12 (Las vidas de Grace), se queda a camino.

Daphne, adolescente salvaje y magnética, padres ausentes, ningún lugar a dónde ir. Vive robando móviles a punta de navaja hasta que termina en una cárcel de menores. Sin novedades en el frente, pues alguien como ella ya está acostumbrada a esta clase de lugares. Hasta que alguien al otro lado de la valla llama su atención. Es Josh, en el correccional masculino. Las rejas no impiden que ocurra lo que tiene que ocurrir, huida hacia adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *